Si no me sé cuidar a mi, ¿cómo cuido a alguien más?





Llevo varios dias dandole vueltas al pensamiento: "¡Qué difícil es cuidar de mi!" ... en realidad, me pongo a pensar ¿cómo existen personas que son capaces de cuidar de otros seres humanos (hijos, o padres, madres, por ejemplo), de otra especie (mascotas o plantitas) si hay días que yo no sé ni qué hacer conmigo misma. 

Empecé ayer sesiones de Ayurveda, porque mi gran gran conflicto siempre ha sido el pan, la tortilla, las cosas dulces... ¿por qué chingados no se me antoja nunca comerme un brocoli y constantemente se me antoja tragarme un gansito (si, así, empezando por el pan, luego la tapita y al final la mermelada suculenta y la cosa blanca que jamás he sabido qué es). ¿por qué no se me antoja un té de jamaica en vez de un chocomilk? 

¡Ah no te he contado qué es el Ayurveda! bueno... Ayurveda significa "conocimiento de la vida" y es una ciencia holística que no sólo tiene en cuenta la salud física, también la mental, la emocional y la espiritual... (OJO: te cuento esto al día siguiente de mi primer cita... que espero que todo me salga como espero y funcione cañón y que aprenda a decir que no cuando me dicen "pidamos una pizza" ). Esta filosofía tiene presente la alimentación física, pero también la espiritual. Tons... se supone que hay 3 tipos de personalidad "doshas" y que esos nos acompañan para siempre y nos hacen elegir alimentos que regulan los excesos para conseguir el equilibrio. Y tenemos dentro todos un "fuego interior" para metabolizar los alimentos y lo que no necesitamos. 

¿Por qué decidí entrarle al Ayurveda?... bueno... vuelvo al punto con el que inicié, ¡qué difícil es cuidar (me) de mi! Y no sólo me refiero a la alimentación, me refiero a: existe un sistema que se interconecta del que tengo que estar pendiente 24 horas para cuidar mi cerebro y de lo que lo lleno, mi corazón y de las emociones que vivo, mi cuerpo y los chocorroles y tacos que no debo comer, y entonces cuidar de mi trascendencia. 

Se supone que aprendemos de autocuidado en la familia, en la escuela, con las amistades... ¡A penas a mis 36 años entiendo por que en la "cooperativa" de la escuela a fuerzas querían vender frutas y verduras y no sólo papas y donas. Y ahora mismo pienso... ¡Chale! si en la escuela me hubieran vendido solo frutas y verduras de lunch... no querría unas pasitas con chocolate siempre que puedo. Y ahora entiendo la clase de Educación Física, que yo siempre odié... (aun siendo tan solo una vez a la semana). o sea, buscaban que yo hiciera hábitos que suman a mi salud y bienestar... jajaja ¡debí hacer caso!. 

Nunca tuve buenos hábitos en ningún sentido, creo que a penas a mis 30 (que mi cuerpo empezó a cobrarse la factura) empecé a entender la importancia de muchos temas que descuidé desde muy chiquita. Ahora tengo hábitos que me cuestan un buen de trabajo algunos días, pero que conforme ha pasado el tiempo ha ido siendo más sencillo incorporar. 

¿Que hábitos he logrado a mis 36 añotes? ... solía nadar 2 veces por semana, pero a raíz de la pandemia fue imposible, por lo que comencé a hacer Zumba, ya hacía antes, pero igual, un par de veces por semana, y ahora el reto es "hacer zumba 5 días a la semana". (hoy cumplo un año haciéndolo así). Desde hace más o menos 3 años medito, pero nunca había logrado establecerlo como hábito... hoy lo hago 2 veces al día 20 minutos desde hace un año... Leo diario entre 30 y 90 minutos, escribo diario lo que quiero que sea más importante en mi día, llevo un diario de gratitud, tomo dos litros de agua diarios, escribo o llamo a uno de mis amigos/as diario, me limpio la cara antes de dormir y después de bañarme, voy al dentista y ginecólogo 2 veces al año, ya no consumo series con violencia, ya no consumo música con violencia, detengo conversaciones con violencia, hago voluntariado, además de las cosas que quedaron posicionadas en mi infancia: lavarse las manos, cepillarse los dientes, bañarme...  y sabes qué... ¡CREO QUE NO ES SUFICIENTE! ... 

Resulta que hay que cuidar el cuerpecito... 

  • O sea, enseñarle a mi cuerpo que es valioso, que me gusta, que lo quiero y que al final... pos aquí adentro voy a vivir aún un ratote. Y en eso está incluido nombrarlo con amor y respeto... me alegra mucho que estamos poco a poco normalizando decir vagina, pene, senos. Poco a poco se trata con más amor a los cuerpos.
  • Disfrutar del comer y beber cosas saludables, aprender a comer con una dieta equilibrada y saber decir que no (por años costó trabajo decir no a los irritantes).
  • Caminar, o movernos que la energía fluya en el cuerpo.
  • Entender que si hay "algo nuevo" en el cuerpo, hay que atenderlo: dolores, manchas, incomodidades. 
  • Hacerse estudios una o dos veces al año, check ups recurrentes. 
  • Ir al médico recurrentemente. 
Hay que cuidar la mente... 
  • Aprender cosas nuevas, seguir desarrollándonos y conociendo el mundo.
  • Poder callar a la mente.
  • Tener momentos de ociosidad, de ver el techo, de en Tik Tok a Erika Buenfil, de hacer el tonto. 
  • Retarnos a hacer y aprender cosas nuevas. 
  • Leer 
Hay que cuidar las emociones... 

  • No perder la capacidad de ser una niña/o y sacarle a jugar. 
  • Agradecer lo que tenemos y lo que no tenemos.
  • Buscar relaciones afectivas (familiares, amistosas) sanas, con vínculos positivos. 
  • Tener un ambiente relajado en tu hogar, donde sientas paz y confianza. 
  • Hacer cosas que nos hagan felices: arte, deporte, música, bailar. 
  • Saber decir que no cuando es necesario. 
  • Saber pedir ayuda cuando lo necesitamos. 
Hay que cuidar la trascendencia... 

  • ¿cómo vas a hacer de este lugar un lugar mejor?
  • ¿cómo lo que sabes puede impactar positivamente la vida de las demás personas? 
  • ¿cómo dejas huella?
  • ¿cómo haces la diferencia? 
  • ¿haces voluntariado?, ¿enseñas? ,¿compartes? 
  • ¿dejas cada espacio al que llegas mejor de como lo has encontrado? ¿eres consciente de que después de ti alguien más usará algo?  

Y esto solo es por poner algunos ejemplos, todo depende de qué quieres lograr, qué quieres hacer de tu vida... qué persona quieres ser más adelante, ¿cómo quieres ser? ¿quieres tener 50 años y vivir la vida de una persona de 70? puedes seguir entrandole duro a la garnacha. 

A veces me pregunto, si un día decidiera ser mamá, ¿le aguantaría con este cuerpo la energía a un niño de 7 años? por que, estoy casi segura de que no. Me pregunto muchas cosas con respecto al futuro y a mi propio auto cuidado... ¿me gustaría que mi sobrino me viera descuidandome y trabajando más de (qué digo 8 horas) 5 horas diarias, estresada, discutiendo con mi jefe porque no cumplió sus promesas? o ¿quisiera ser un ejemplo para él de integridad? Porque, te lo digo así de franca, yo no quisiera que mi sobrino, mi hermana, mi mamá, mis amistades, mi papá, la gente que amo... no quisiera que nunca aceptaran tratos que yo misma he aceptado solo por miedo a perder: una pareja, un trabajo, estatus, estabilidad, dinero... etc etc etc. Y estoy segura que ellos/as me aconsejarían lo mismo. 

Mucho de lo que me pregunto sobre mi es lo que no me gustaría ver a mi mamá hacer... no me gustaría que se automedicara, no me gustaría nunca que mi sobrino descuidara tanto sus dientes como yo lo hice que tuviera que además de pasar un montón de dolor, pagar miles de pesos por arreglar las muelas que descuidó por ponerse una perforación en la lengua. No quisiera que mis amigas pasaran por una relación destructiva, o que mi papá continue fumando. Y entonces, si no es lo que quiero para las personas que amo, ¿por qué podría mantenerlo en mi? Hábitos, costumbres mal arraigadas, ideas, conceptos, no sé... solo sé que cuesta trabajo ir alineando lo que quiero ser con lo que soy. Y seguro si has andado por este camino, sabes que es dificilísimo, doloroso, incluso frustrante a veces. El compromiso que más me ha costado mantener es el que tengo conmigo. 

Creo que hay que irse reafirmando día con día, trabajando diario, esforzarse diario... y que, quizá de inicio, no se ven los resultados, pero conforme pasa el tiempo va mejorando el autoestima, la sensación de bienestar, y al menos yo, me voy dando cuenta poco o apoco como voy dejando de ponerme en riesgo (emocional, físico, mental) para estar mejor. Hasta los 36 años entendí que ningún trabajo vale mi gastritis o migraña, pero me costó muchísimo entenderlo, soltarlo y ser consecuente con mi decisión. A penas ahora voy entendiendo y escuchándome un poco mejor y voy aprendiendo a decir que no cuando no quiero, a decir: esto que haces, me caga y no estoy dispuesta a tolerar de ninguna manera. Esto que te digo... a los 26, quizá no hubiera sido ni poquito igual. No sé si es un tema de madurez, no sé si no era mi momento, no sé... solo sé que ahora soy más consciente de mi, de cómo cuidarme, de como atenderme de qué necesito. Aunque diario aprendo algo nuevo, y hay cosas que postergo tanto como puedo... pero hay otras con las que no puedo hacerme wey más tiempo. 

Hace poco alguien hizo a bien juzgar mi libertad y plenitud sólo porque para mi es una prioridad mi tiempo y el respeto al mismo. Cuestionó la manera en la que he decido vivir y lo que a mi me funciona en mi auto cuidado tan sólo por que puse un límite. Uf... años atrás me hubiera descuidado, me hubiera enganchado, hubiera intentado corregir su punto de vista, o quizá me hubiera disculpado por decirle "ahora no podemos hablar, pero platiquemos otro día con tiempo"... hoy entiendo que no, que no tengo que disculparme por poner límites sanos a quien está invadiendo mi espacio, mi tiempo y además mis decisiones. 

Y ojo, no estoy diciendo que está dominado... aún tengo un montón que aprender y seguir avanzando... mi relación con la comida o con el dinero son un claro ejemplo de ello. Pero creo que poco a poco voy avanzando escalones, y ... por desgracia, esta escalera no tiene escalones del mismo tamaño... para algunos necesito ayuda, para otros ujale, no son ni reto, otros los veo y me dan hueva, pero poco a poco, con paciencia por las personas que amo, por mi  y por que la neta, me lo merezco. 

¡Qué cabrón es cuidar de ti! ¡Qué cabrón es cuidar de ti incluso con la gente que amas, que quieres! ¡Qué difícil es terminar una relación que "se ve bien" porque sabes que no va a funcionar! ¡Qué difícil es hacerte responsable de ti de una vez por todas! ¡Qué difícil es reconocer que todo lo que pasa a tu alrededor es consecuencia de tus propias decisiones, de tus hábitos, de tus creencias! ¡Qué fácil era echarle la culpa a tus papás por la herencia que te dieron! ¡Qué fácil decir que tu pareja la cagó! ¡Qué fácil decir que tu jefe fue el culpable! ¡Qué fácil decir que no salió por que alguien más lo decidió así! ¡Es hora de hacerte responsable de ti! De ser un "poquito egoísta" (responsable) y saber que si tu no estás bien, tu mundo no va a estar bien, y por lo tanto... el universo tampoco. Eres ejemplo e inspiración para muchas personas.. alguien te ve y te sigue y cree en ti. ¿porqué no te ves a ti, y crees en ti!?.


Comentarios

Entradas populares