¡Estamos bien retorcidos!



No recuerdo si te he platicado que me gusta muchísimo leer... y además de leer, me gusta mucho ir aprendiendo e integrando el conocimiento poquito a poco y como... encajarlo en lo anterior aprendido. No sé, me ha ayudado a irme entendiendo y entendiendo a las demás personas. 

Con el afán de seguir aprendiendo y gracias una conversación con mi terapeuta sobre "Las heridas de la infancia", el año pasado estuve leyendo mucho sobre el tema, escuchando podcasts, tomé un curso y pues le entré a la ñoñería de entender qué es eso, de qué me sirve y cómo lo puedo usar. 

¿Te digo algo? sigo sin saber si me desgració la vida o me la facilitó considerablemente. 

Te platico lo que aprendí al respecto. Las heridas de la infancia (si te interesa el libro puedes bajarlo aquí es de Louise Bourbeau). 

Resulta que a lo largo de nuestra infancia vivimos experiencias dolorosas que marcan nuestro carácter y dejan huellas en la manera en la que nos comportamos en la actualidad, es muy posible que ni siquiera las recordemos. Hay infancias muy felices y estables, pero aún así, hay cosas que nos marcaron y que repercuten en nuestra vida adulta. La cosa es que pasamos por estas mismas situaciones una y otra y otra y OTRA vez hasta que nos damos cuenta, o nos cachamos cagándola en la misma situación. E incluso hay personas que nunca se darán cuenta de esto. ¿Por qué no nos damos cuenta inmediatamente? ahhhh pues porque el ego es cabrón chatitos/as!!!! el ego sostiene nuestras creencias retorcidas. Y si te enojas con él seguramente vas a perder. Aceptarnos como somos es la tarea más difícil que tenemos. Constantemente creemos que o somos insuficientes o somos demasiado. 

Y estamos aferrados/as en sostener lo que "nos enseñaron", "lo que aprendimos en casa", "lo que viví con mi familia", el deber ser (o al menos, lo que creemos que es el deber ser). La mera realidad es que tenemos creencias que nos impiden ser lo que queremos ser; y mientras más nos perjudican, más queremos ocultarlas.

Venimos de un sistemas de creencias familiares bien bien retorcidos. No sólo por lo que dice la biblia que nos carga de responsabilidades morales "honrarás a tu padre y a tu madre"... y... ¿si mi papá es un abusador?, y ¿si mi mamá delinque? , ¿tengo que honrar a mi familia solo por ser de la misma sangre?.  No me malinterpretes, respeto muchísimo en lo que tú crees, pero... ¿no te parece que sería increíble que quitemos esa mirada juiciosa y moralista?, ¿por qué no somos capaces de reconocer que vivimos en un sistema muy violento y que de una u otra manera, con o sin intención nos ha lastimado muchísimo?. 

Todo lo que sentimos viene de: cómo lo interpretamos, las expectativas que teníamos y las necesidades insatisfechas o satisfechas que tenemos. Y muchas de esas cosas tienen relación con nuestra infancia. 

Te voy a platicar de estas 5 heridas para que "te caches"  haciendo esas cosas, la realidad es que los seres humanos tenemos más de una de estas heridas que suceden todas en nuestra niñez, y como te conté quizá ni recuerdes porqué pasó.  y OJO... esto es tan solo mi interpretación de lo que aprendí (si tienes más info con lo que yo pueda complementar, o cosas que escribo equivocadas, no dudes en corregirme por fa). 


1. Herida de Rechazo  - Personalidad "Huidiza/o" 



Forma de ser: Son personas que durante su infancia se sintieron no deseadas o rechazadas por por sus padres, incluso pudo ser antes del nacimiento. Son personas que buscan no ser vistas, quieren desaparecer, intentan no ocupar mucho lugar. Pasan mucho tiempo en la luna, crean su propio mundo y anhelan que no nos percatemos de su existencia. Son personas sumamente protegidas por su madre, con la idea de "no puedes", casi siempre son personas que su vida está sujeta a que otros piensen por ella/el. Tienen desapego por cosas materiales y constantemente les pasan cosas en las que son rechazados/as. Tienen pocas amistades, son gente solitaria. Sienten estar rotos/as. Si desea pedir algo a alguien y esa persona está ocupada, lo dejará así y no dirá nada. Huir evitará desgracias. 

Físicamente: Son gente delgada, su piel parece estar pegadita a los huesos. 

Su búsqueda: Recuperar el derecho de existir, no desean que se les acuse por no querer a alguien. 

Palabras o frases que usan: Nulo, nada, inexistente, desaparecer. "Necesito reencontrarme". 

2. Abandono  - Personalidad "Dependiente" 

Forma de ser: Creen que no pueden lograr nada por sí mismas/os, no toman decisiones, se quedan en segundo plano y dejan el liderazgo a alguien más. Creen que nunca tienen atención, se convierten en víctimas, suelen tener problemas de salud para llamar la atención, y buscan mucho apoyo para saber que cuentan contigo. Cargan responsabilidades que no les corresponden. Piden consejos y acaban haciendo lo que quieren. Están dispuestas/os a tolerar situaciones difíciles en vez de ponerles fin. Por un lado exigen un buen de atención, pero por otro temen exigir de más. Son aguantadores/as, permiten un grado de maltrato alto para evitar que les dejen. Se quejan mucho del abandono sin notar que también abandonan. Les gusta el pan. No les gusta comer solitas/os. 

Físicamente: Pelvis hacia adelante, se nota un deficit energético. Ojos tristes y grandes (parece que te atraen con la mirada), espalda encorvada, falta de tono muscular. Tienen a usar una voz infantil. Transfieren la falta a los alimentos. 

Su búsqueda:  Que les hagan sentir importantes, ser tomados /as en cuenta. 

Palabras o frases que usan: Devorar, "no soy lo suficiente", "me abandonaron".


3. Humillación  - Personalidad "Masoquista" 

Forma de ser: Desea mostrarse firme y no ser controlado/a. Suele cargar mucho sobre su espalda. Mientras más cargan más necesitan. Necesitan ser necesitadas/os. Se quejan mucho pero no se quitan. Tienen necesidad de reconocimiento. Le resuelven todo a las demás personas y se humillan con tal de dar. Aprendió que tenía que esforzarse para tener amor y reconocimiento. Hacen cosas para zafarse de la culpa. No piden y a veces ni reconocen sus propios deseos. Tienen una super atención al estado de ánimo de otras personas e ignoran sus necesidades. Son hipersensibles, lo más mínimo les hiere. Se castigan y castigan a otras personas. Se aseguran de no estar agusto, o contentos/as. Se premia con comida, suben y bajan de peso facilmente. 


Físicamente: talle corto, cuerpo corto y convexo, tensión en el cuello, garganta, mandíbula y pelvis. Rostro redondo, ojos abiertos e inocentes. Espalda ancha

Su búsqueda:  El deber ser es súper importante 

Palabras o frases que usan: Quejas, como para ti  es bien fácil, "es mi culpa", "lo merezco". 

4. Traición  - Personalidad "Narcisista" 


Forma de ser: Suspicaces, sienten que merecen y su educación fue en una zona de privilegios, esperan que las demás personas atiendan sus necesidades. Hacen todo lo que pueden para tener afecto. Comparan a su pareja con su progenitor/a del sexo opuesto. Son súper seductores/as. Aman el control y es una manera de tener control sobre las demás personas. Hace todo lo posible por ser responsable, especial e importante para satisfacer su ego. Encuentran fallas en segundos, detectan donde alguien no hizo bien las cosas. Son super exigentes. Adivinan con facilidad las expectativas de las otras personas. Responden en función de los deseos de otros/as. Atraen a personas masoquistas. Las parejas de 2 narcisistas se hacen PEDAZOS!!!! demandan mucha energía. Poca paciencia a las personas más lentas. Interrumpen mucho. Deben trabajar su paciencia y tolerancia. Anticipados/as. Alma de líder. 

Físicamente: Su cuerpo exhibe fuerza, poder. Hombros firmes y más anchos que su cadera en los hombres, en las mujeres cuerpo de pera. No se puede decir que son gorditos/as, si no fuertes y tienen el vientre abultado. 

Su búsqueda: destacar (incluso sobre las necesidades de las personas). Dejar su reputación en alto. 

Palabras o frases que usan: "estoy rodeado de idiotas" , "si no lo hago yo no sale" , "me entiendes". 


5. Injusticia - Personalidad "Rígido/a" 

Forma de ser: rectitud, imparciales, equitativos, integridad. Les cuesta verbalizar sus emociones o diferenciar y expresar sentimientos. Son personas autoritarias, críticas, severas, intolerantes. Creen que si evitan los sentimientos evitarán el conflicto. Pueden parecer insensibles. Son personas propensas a sentir envidia de quienes tienen más. Son personas celosas por miedo a ser traicionadas. Les gusta ser la estrella. No les gusta retrasarse, perfeccionistas, minuciosas/os, tienen al control, la previsión. Aborrecen la autoridad. Hiperexigentes consigo y las demás personas. Piensan en el qué dirán.  

Físicamente: Cuerpo erecto, rígido. Bien proporcionados, hombros derechos de la misma amplitud que la cadera. Pueden engordar pero su cuerpo seguirá bien proporcionado. Glúteos redondeados y bonitos. Sin gran flexibilidad. Mirada brillante, Quijada tensa y cuello tieso, erguido. 

Su búsqueda:  Merecer lo que reciben. El mérito es muy importante. Buscan recompensas a una buena acción 

Palabras o frases que usan: "no hay problema", "siempre", "nunca", "bueno", "malo", "correcto", "incorrecto", palabras que terminan en "mente" (justamente, exactamente, seguramente, probablemente). 


¿Por qué está chido saber esto? y me clavo ahora a contarte solo sobre mi experiencia en los últimos meses con las heridas.

Bueno, te contaré. Yo descubrí que soy una persona con una fuerte herida de traición (o sea narcisista). La verdad, por  más que intento pensar en mi infancia no logro ubicar el momento en el que mis padres me hicieron sentir traicionada. Pero si reconozco en mí muchos rasgos de personalidad narcisista. Soy súper controladora, me gusta destacar en lo que hago, por muchos años he esperado que las personas respondan a mis tiempos, y que hagan las cosas bajo mi velocidad, pensé que esa era la manera "correcta" ... o muchas veces no entiendo por qué no salen las cosas como yo espero que salgan.  E incluso a veces noto las veces que yo misma me traiciono a mi misma y me "autoflagelo" por haber "quedado mal" conmigo misma.  

Reconocerme con esta herida me ha hecho entenderme desde otro punto de vista, con una mirada mucho más compasiva y amorosa a mi; y sigo sin lograrlo del todo, pero entender que la paciencia es una de mis más importantes áreas de oportunidad. O sea, se vale dar tiempo para pensar, reflexionar, hay ideas que necesitan madurar ha sido importante en este proceso de autoconocimiento. 

Algo importantísimo y chido de saber esto, es que reconocí que choco con otras personas que también son narcisistas. Me cuesta muchísimo trabajo lidiar con personalidades que son como la mía. Aprendí a ubicar que con las personas con herida de rechazo, abandono y humillación me llevo a toda madre, por que sin duda soy una persona muy imperativa y tiendo a llevar el control de la situación, cosa que regularmente estas personalidades jamás me debate; pero con las personas que tienen herida de traición e injusticia me cuesta muchoooooo convivir. ¿porqué? porque necesitamos los mismos niveles de reconocimiento, de tiempos, de espacios de brillo y de control, por que a huevo necesitamos tener la razón (aunque estemos de acuerdo, el ego nos hace querer que brille más nuestra postura). Lo que ha estado increíble es que desde que aprendí esto ya no me estoy enganchando como lo hacía antes. O sea, si hay personas con las que es verdaderamente inevitable clavarse a discutir, pero ya lo hago un poquito más consciente. 

Hace algunos meses una persona, algo tomada, empezó a decirme que mi rol en el mundo no tenía caso (mi amor por la filantropía y la defensa a los derechos humanos), que nunca terminaré con la violencia ... y estaba insistente en querer que yo cambiara mi opinión en que cada quien tiene que aprender a defenderse por sí mismo. La verdad, en un principio quise convencerle de tomar mi postura, pero al entender que es narcisista vs narcisista dije... yo no soy quien debe enseñar esa lección. 

En otra ocasión, alguien con quien llevaba hablando por horas le dije que ya no me era posible continuar la conversación, se enojó muchísimo (o al menos fue mi percepción) y comenzaron una serie de reclamos de muchos actuales y de años atrás. De pronto me di cuenta que nuevamente estábamos narcisista vs narcisista. Su necesidad de atención y mi necesidad de atención estaban dándose un encontronazo grande. Y al final, el reclamo no era más una gran necesidad de lealtad de acuerdo a sus percepciones, y hablaba de una versión de mi de 10 años atrás.  La conversación no llegaría a ningún lado por que en vez de sumar posturas estábamos queriendo convencer al otro. Así que dije... no voy a llegar a ningún lado, agradecí y decidí que no me corresponde a mi cambiar su postura, o al menos, en ese preciso momento de mi vida. 

Finalmente, otra historia es mi gran necesidad de hacer las cosas "lo mejor que puedo", pero eso para otras personas no es visto de la misma manera... querer convencer a la gente de que lo hago con todo el esfuerzo, amor y de que "está bien hecho". Tengo que entender que habrán veces que no será visto así. Y tengo que aprender que está bien. Y tengo que aprender que a veces, mis acciones tendrán que hablar por sí mismas en vez de querer convencer a alguien, controlar... y aprender que hay cosas que definitivamente, no están en mis manos. Soltar para recibir. 

¿Por qué está de la chingada saber esto?

Porque definitivamente es mucho más sencillo andar por la vida sin responsabilizarse, es mucho más sencillo victimizarnos y decir... "pos así soy y qué". Es mucho más fácil pensar que nos comportamos como idiotas porque así aprendimos a comportarnos. Y sí, en parte tiene mucho de razón. El reto es que es un trabajo diario. Definitivamente, seguiré topándome con personas narcisas, pero ahora que sé todo esto es mi responsabilidad, mi comportamiento ante ellas puede mejorar muchísimo para no ponerme yo misma en situaciones de vulnerabilidad, de dolor, o de "tomarlo personal" o engancharme en situaciones incómodas. Y tengo la opción de hacer un desmadre, o bien, ser compasiva y entender que tuvieron, al igual que yo, una profunda herida que les hace reaccionar de ciertas maneras.  Es mi responsabilidad también no abusar de una persona con herida de humillación e intentar hacerle sentir confianza en sí misma, y poder cederle el foco para que aprenda, y crezca, y sane eso que quizá en otros espacios no pueda hacer. 

Si creo que esta info no es para ir dando lecciones o baños de pureza por el mundo, o asumiendo que como tiene la espalda ancha entonces fue humillado, porque al final no es garantía, y si bien quizá tengamos una herida predominante... tenemos más de una. Yo me reconozco muy bien en traición, humillación e injusticia por las maneras en las que me comporto, pero en traición por la forma en la que mi cuerpo está constituido, aunque nada es garantía de nada y hay heridas que también desencadenan en trastornos psico emocionales. Y hay quienes, como los psicópatas narcisistas que se tornan en situaciones de abuso.  O bien, personas que han hecho una chambototota en su desarrollo emocional y procuran su bienestar y el de quienes les rodean. 

O sea, ésta  es la gran oportunidad de tener una visión mucho más responsable y consciente del mundo que me rodea y utilizar a mi favor y a favor de las personas a las que amo. Que, en mi opinión, son las más importantes para que yo viva una vida plena y feliz. 






Comentarios

Entradas populares