Dejó de vivir en este mundo para irse a vivir a mi corazón



Cómo enfrentar un duelo en esta contingencia | Gaceta FM
"El mundo es inevitable para los seres humanos" Martin Buber

Sin lugar a dudas, uno de los momentos más dolorosos de cualquier persona es perder a un ser querido. Y algo que lo hace más complicado es que cada quien vive esas pérdidas de manera diferente. Algunas personas se encierran en su propio mundo, en sus pensamientos, en sus recuerdos. Otras tantas comparten con sus seres amados y platican tanto como pueden todo lo que han vivido. Hay quienes se enojan, hay quienes lloran, hay quienes sonríen. Nunca es igual. Incluso, una misma persona ante dos duelos diferentes puede vivirlo de diferente manera, en diferentes tiempos. 

La realidad es que sientes como si un pedacito de ti se hubiera roto; como si tu vida, tu historia, tus recuerdos fueran un gran mapa de dónde alguien se robó un cachito. Y entonces, como con cualquier mapa, al ver que has perdido una parte, no sabes por donde andas ahora, o cómo llegar a donde te has propuesto sin ese faltante, la ruta que habías planeado ya no podrá ser la misma. 

Yo sé que hay etapas para vivir un duelo, y que Elizabeth Kübler- Ross las plantea: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Sé que no hay pasos, ni orden, a veces ni siquiera se hacen presentes todas las etapas. O sea, cada quien tiene su propia manera de procesar su propio duelo. No hay duelos iguales, no hay manera de aconsejar a alguien sobre cómo vivir un duelo, por que todas las personas somos diferentes, todas las muertes son distintas, y en contextos diferentes. Pero... qué impotencia no poder consolar a alguien que te importa, no saber qué decir o qué hacer, o al revés, no saber decirle a alguien qué puede hacer por ti. Hay sucesos tan grandes, que no pueden ser consolados con una sola palabra. Hay dolores tan graves, que el único capaz de confortar es el silencio. 

¿Cómo dejar de sentir enojo? al mundo, a quien murió, a ti. ¿Cómo dejar de sentir tristeza? ¿frustración?, ¿cansancio?, ¿culpa?, ¿impotencia?, ¿ansiedad?, ¿desesperación?, ¿insensibilidad?, ¿alivio?, ¿confusión?, ¿miedo?, ¿cómo pasas por ese "bosque" de emociones bien librado/a? y creo que la única respuesta a la que logro llegar es... "poco a poquito" ... poco a poquito empezar a creer en esa nueva realidad, poco a poquito ir definiendo una nueva ruta de ese pedazo de mapa incompleto, que sin duda, nunca será igual. 

Sé que no todas las personas pueden hacerlo en los mismos tiempos, ni de la misma forma, creo que en eso, puedo considerarme afortunada, he aprendido a hablar muchísimo y rodearme de un círculo de amistades con habilidades mágicas de escucha. Hablar es catártico por alguna razón creo que es como vomitar todas las historias que tienes en la cabeza, en el corazón, en el espíritu. Hablar purga, hablar ordena, estructura el pensamiento. Hablar es tratar de darle comprensión a lo incomprensible.

Acabo de perder a una persona muy querida, sé que es probable que no hayamos pasado la cantidad de momentos juntas que yo quisiera, pero también sé que esos momentos juntas han sido de mucha calidad. Perder a alguien significa pensar en esa persona. Y puede ser muy complicado, pero... creo que ayuda  no pensar en su muerte. (o al menos en el shock que causa su ausencia repentina).  Desde que supe la noticia, no he parado de pensar en una de las últimas conversaciones que tuvimos, y ha sido reconfortante. Esa noche estábamos con una cerveza en mano en la noche en el patio de su casa. Hablamos de amor, esas charlas siempre suelen ser las mejores. Creo que es mi mejor manera de conmemorar su vida. Dejó de vivir en este mundo, para irse a vivir a mi corazón. 

Si estás acompañando a alguien que está pasando por la pérdida de un ser querido: 

- No le digas que sea fuerte, no tiene porqué ser fuerte. 
- No le digas que deje de pensar en esto. 
- No le digas que sabes cómo se siente, no lo sabes.
- No le digas que el tiempo cura las heridas. 

Son cosas, que vas aprendiendo con el tiempo, cada mente, cada cuerpo, cada corazón va descubriendo a su ritmo sus momentos, sus formas, sus intensidades. 

La muerte está tan segura de que ganará, que te da una vida de ventaja, así que aprovecha, di que amas, disfruta, goza vive y sé tan feliz como puedas. 


Con mucho amor, 
LV - AO 2020










Comentarios

Entradas populares