Tus palabras cambian el mundo, al menos: el tuyo

Resultado de imagen para words

Alguna vez haz puesto atención a las cosas que dices, ¿cómo las dices?, ¿en qué momento las dices? Te haz puesto a pensar en las múltiples cosas que dices que pueden llegar a ser hirientes para las demás personas sin que siquiera lo notes. 

Hace algunos meses, estando en una fiesta, un amigo se enteró que otro es homosexual. La sorpresa para él fue muy grande y empezó a decir cosas como "no te creo que seas puto, siempre me pareciste machin", "no se te nota", "no lo puedo creer, que decepción"... entre muchos otros comentarios que sonaban un tanto homófobos; puedo entender que ellos tienen una relación amistosa y cercana ... o sea "se llevan". Ellos no notaron que más personas los escuchaban y que sin querer hicieron sentir mal a otros. 

Leía hace unos días el tema del Director de Nivea diciendo (en una conversación privada) que ellos no hacen productos para gays. Y entiendo que a lo mejor para Nivea sea algo muy pequeño y poco trascendental, pero, considero que muchas personas se sienten decepcionadas de la manera de decir las cosas cuando probablemente lo que él quería decir era: "Nivea hace cosas para todo el mundo sin importar sus preferencias". ¿suena diferente verdad?

Famosos, como Amaia Montero diciendo "A veces cuando las mujeres dicen no, solo quieren ver de lo que serías capaz de hacer por ellas".  Pienso que ni siquiera fue consciente del gran impacto de lo que dijo y la repercusión en la cultura machista en la que estamos viviendo y el gran tema de abuso. 

Creo que a veces nos cuesta mucho trabajo hacer consciente el gran poder que tiene el lenguaje, las palabras y la manera en la que decimos las cosas. "¿Subiste de peso?", "piensas como pobre, los pobres son pobres porque quieren", "¿tienes una discapacidad? no se te nota", "ella no puede ser lesbiana, no es fea", "las personas homosexuales lo son por que son el producto de violencia y abuso sexual en sus historias de vida", "con mis hijos no te metas" y eso es sólo por mencionar algunas cosas que he escuchado que pienso que hieren muchísimo. 

Quiero decirte algo con la mayor seriedad que puedo: tus palabras son importantísimas. La manera en la que dices las cosas, las palabras que usas son la gran diferencia en el mundo para hacer sentir a alguien tratado como una persona especial, o bien, como una persona insignificante; en tus palabras está la diferencia para ser tratado con respeto, para que tus palabras sean creídas, para ser una persona íntegra o no serlo, para ser una persona que utiliza la violencia o no, para alguien que comparte con amor y generosidad. Tus palabras tienen repercusiones en la gente que te rodea, porque tus palabras son importantísimas para las personas que te aman y amas. 

El libro de los cuatro acuerdos dice que seas impecable con tus palabras, pero es dificilísimo serlo... ese libro habla de hablar con integridad, decir lo que quieres decir, hablar evitando hablar en tu contra, sin chismes. Miguel Ruiz dice que tus palabras son magia y si las utilizas mal son tu propia magia negra. Con una sola palabra puedes cambiar una vida o destruirla.  

¿Cómo puedo ser impecable con mis palabras?

Solemos hacer juicios y criticas de la vida de los demás, y para colmo, sin ser conscientes del efecto que van a tener esas palabras. Alguna vez, estuve en una relación de muchos años donde pasábamos mucho tiempo discutiendo, nos queríamos mucho, pero ambos nos dimos cuenta que esas discusiones eran porque íbamos a diferentes caminos e intereses profesionales y personales. Los comentarios que ambos escuchábamos de nuestros amigos era "ella es una maldita, él es un maldito, se están lastimando" y ... muy probablemente tenían razón, sin embargo, eso fue la receta para que ninguno de los dos nos acercáramos a otras personas para pedir ayuda, consejo o apoyo. Ambos recibíamos juicios sobre nuestra pareja (que era alguien a quien en ese momento amábamos) y nosotros sabíamos que no éramos malos, solo no coincidíamos, pero fuimos juzgados como "pareja tóxica" sólo por tener diferencias que intentábamos conciliar.

Cuida quitar a la persona del problema, nadie quiere hacerte enojar, tú decides enojarte, nadie te decepciona, tu decides sentirte decepcionado, nadie te provoca celos, tú decides encelarte, tu no eres capaz de provocar las emociones de nadie, cada quien decide qué emociones sentir por algo que le pasa, por su historia personal, por su conocimiento, por sus experiencias. Que digas que alguien te hace algo significa poner en su poder la responsabilidad que a ti te toca. No eres paciente por alguien, eres paciente por ti, por que a ti te funciona, te conviene o te sirve. 

No juegues en tu propia contra, "ya ves como soy estúpido, nunca entiendo nada", "soy gorda", "soy fea", "soy necio", "soy perfeccionista" solo es ponerte una etiqueta irreversible, y te tengo una notica... Tú puedes ser como quieras ser todos los días, o sea, que pienses ser necia, solo es porque así lo has decidido por un día, pero si mañana no quieres necear con algo, puedes no hacerlo. Todas son etiquetas que te pones "soy inútil", "soy malo en esto" es simplemente tu juicio sobre ti. Y juzgarte a ti mismo de cierta manera por lo que puedes o no puedes es algo que puedes llevar cargando de por vida. Una persona que no es buena para nadar, si se esfuerza y trabaja en ello puede lograrlo. Una persona que no es responsable, puede esforzarse y trabajar para serlo. Las personas luchamos por ser lo que queremos ser, pero eso no significa que lo seremos para siempre. No se sientas mal si un día te cansas de ser paciente porque toda la vida lo has sido, hay veces que es importante dejarlo de ser. No te lamentes si un día decides dejar de ser tímido, a veces es necesario para lograr lo que quieres. 

Procura no usar las palabras "siempre" o "nunca",  Nunca vas a poder, siempre vas a ser así, nunca me haces caso, siempre me juzgas, "nunca llegas temprano". Son juicios que hacen que sientan que no notas su esfuerzo cuando podrían hacerlo. La señora que nos ayudaba en casa solía decirme que "nunca tendía mi cama", y para mi se volvió normal no hacerlo, al final... la señora de todas formas diría que nunca lo hacía, entonces, menos ganas me daban hacerlo por que yo sentía que no notaba el esfuerzo que yo podía hacer (aunque fuera algunas veces). A raíz de que vivo sola, y ahora con Leo, no hay día que no tienda la cama, ¿porqué? porque me gusta hacerlo, se volvió un hábito. (Que ganas de demostrarle a la señora que ahora sí lo hago). Decir siempre o nunca es quitarle la fe a alguien sobre algún tema, hacerlo ver cómo un caso perdido. Y ¿qué crees?... todos podemos hacer las cosas que decidimos hacer siempre que veamos un buen propósito para hacerlo y amor para acompañarnos. 


No le pidas a la gente como ser o no ser... no seas enojón, no seas quejumbroso, no seas mandón, no seas necio, no seas intenso, no seas agresivo, no seas voluble, no seas violento, o bien, se más alegre, se más risueño, se más participativo  ¿por? porque eso solo refleja que crees que es su personalidad, cuando en realidad sólo es una acción que tu ves de esa persona. Hace algunos años alguien me dijo "no seas chillona" diciéndomelo de manera negativa refiriéndose a que lloraba por que algo me hizo enojar mucho. (si me conoces, sabes que lloro con cualquier emoción: triste, feliz, enojada), cuando esa persona me lo dijo no se dio cuenta que hizo que por muchos años yo no quisiera compartir mis sentimientos, porque no quería que la gente pensara que soy chillona (además como un juicio negativo). Entiendo que ella quería hacerme sentir mejor, pero... la realidad es que me hizo sentir mucho miedo de llorar y por muchos años me contenía y prefería no opinar, no hablar, no decir lo que me molestaba, o lo que me hacía feliz... odié por mucho tiempo hablar en público, esas palabras que das en Navidad para la familia me costaban muchísimo trabajo, era incómodo para mi e incluso me molestaba. Muchos años después me reencontré con mi lado chillón... y me di cuenta que no está mal, que mucha gente siente empatía por mis palabras cuando ve lo mucho que las siento y se ha vuelto una fortaleza y algo que elegí fuera parte de mi personalidad. (pero así lo decidí yo). 

Es una gran diferencia decirle a alguien: "lloras en muchas situaciones" a chillona. 
Es una gran diferencia decirle a alguien: "a veces tu tono de voz es muy mandón" a eres mandón. Es una gran diferencia decir: "te estás quejando mucho" a eres quejumbroso. Es una gran diferencia decir: "esto que estás haciendo es violento" a decir eres violento, "esta frase es machista" a eres machista. "esto que dices es homófobo a eres homofóbico".  Una refleja un acto en un momento específico, otro, es una etiqueta que determina la personalidad de alguien. 

Piensa sí podrías decir lo que quieres decir en cualquier contexto. Piensa que quieres decirle algo difícil a un niño, a alguien que amas, a alguien que es importante para ti, a tu jefe o a un colaborador ¿cómo se lo dirías?, ¿cómo te gustaría que te lo dijeran a ti? ...  Si tu hijo (a) fuera homosexual le dirías "yo te apoyo pero no te beses con tu pareja en frente de mi", o "eres gay por que abusaron de ti", ¿le dirías a tu mamá que es su culpa que alguien abuse de ella por como viste? ¿le dirías a tu jefe que es berrinchudo? ¿le dirías a la persona que amas que nunca va a poder tener el trabajo de sus sueños?.  

Lo que dices: ¿Te haría sentir a ti bien si te lo dijeran a ti?  En alguna ocasión me tocó decirle a un participante de un grupo que despedía un mal olor. ¿porqué se lo dije? porque el resto de participantes me dijeron que no querían convivir con ella porque el olor era desagradable. En verdad me sentí fatal, pero... pensé "si yo oliera mal, me gustaría que me lo dijeran y no que se alejaran de mi"... busqué muchísima información en internet de cómo hacerlo porque un simple "hueles feo" podría hacerme sentir muy mal a mi. En verdad me estaba doliendo mucho. Finalmente, después de leer e investigar me armé de valor y me aguante la vergüenza: le dije, estoy preocupada, porque tengo dos opciones pienso que estás enferma de algo, o bien, que algo malo hay con tu lavadora ya que estás despidiendo un olor distinto que no es agradable. Ella me agradeció y días después resultó ser la lavadora. Lo que quiero decirte con esto es, cuida al otro tanto como te cuidarías a ti mismo. 

Ojo: esto es un trabajo de todos los días, no significa que tus palabras sean implacables 24 x 7, habrán días que no te salga, otros que salga mejor de como lo planeabas... solo se trata de hacerlo consciente y tratar de ir por la vida con tu mejor intención. 
Yo sé que he hablado mucho sobre no tomarlo personal, etc, pero también sé que hay palabras que hieren y lastiman mucho por mucho que no quieras tomarlo personal. ¿y si viviéramos en un mundo donde uno no lo toma personal y el otro cuida sus palabras?... si viviéramos en un mundo en donde no hay buenos y malos y más bien somos personas que tienden a equivocarse a decir cosas equivocadas y a entender cosas equivocadas? si tuviéramos la paciencia para decirnos lo que nos duele, y la paciencia para explicar lo que entendimos? 

Tus palabras cambian el mundo, y tus palabras hacen que todo lo que recibes de regreso sea interpretado de una u otra manera... Si recibes quejas, es posible que estés comunicándote con quejas; si recibes juicios, es posible que estés comunicándote con juicios, si recibes amor, es posible que estés comunicándote con amor. 

Comentarios

  1. ¡Gracias Rach, porque al leerte mueves algo en mi, admiro cómo escribes. ♡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares