Dimes y Diretes

“Dicen que te cae mal porque vieron que en una fiesta le pusiste mala cara”... 


Resultado de imagen para chismes
Casi siempre los chismes son historias creadas en nuestras mentes con la intención de perjudicar a alguien. La mayor parte del tiempo, una persona tiene una parte de una historia y alguna otra tiene el resto, sin embargo, es muy complicado llegar a la verdad absoluta porque siempre son interpretaciones de una persona sobre la realidad y conforme pasa el tiempo, la gente saca sus propias conclusiones y se vuelven versiones exageradas y poco objetivas.


Un chisme puede destruir la calidad de vida de una persona muy rápidamente porque se expanden a grandes velocidades y son difíciles de controlar, además de ser un reflejo del autoestima de las personas y al propagarlos tú pierdes respeto, autoridad, credibilidad y puedes crecer el número de tus enemistades.


Recuerda que con el poder de tus palabras vas construyendo tu propio mundo. ¡Sé positivo y rodéate de gente padre!


Lamentablemente, personas inocentes son las que suelen ser las que viven las consecuencias de todas esas palabras.  En el particular caso de “le pusiste una mala cara” la consecuencia ha sido: ahora no te invitan a sus fiestas, prefiere evitarte, creen que puede ocasionar un problema con su pareja… la realidad:  nadie investigó si era verdad o producto de su imaginación.


Hay formas de detener los chismes para no atentar contra tu reputación y quiero compartirlas:


  1. No creas todo lo que te dicen, lo que te cuentan es simplemente el punto de vista de alguien, siempre hay otro lado de la historia y valdría la pena que si es importante para ti la escuches antes de tomar una decisión.


  1. Si consideras que es verdaderamente importante reúne hechos, no opiniones… Todos somos muy buenos para interpretar la realidad, pero “tener una mala cara” es síntoma de muchas cosas: una dolencia, un malestar, temas ajenos como la preocupación por un familiar.


  1. Ten la confianza de acercarte a la persona de la que están hablando y preguntarle directamente si lo que dicen es verdad. ¡Acércate!  “¿En verdad te cae mal?”


  1. Asume siempre lo mejor de las personas, si escuchas algo malo de alguien imagina por qué lo harías tú de esa manera, no pienses en cosas malévolas piensa en razones más allá de la maldad.


  1. No tienes porqué contarle tú a los demás algo malo que escuchaste sobre alguien. Evita seguir pasando la voz.


  1. Confronta a la gente que habla mal de otros: “Lo que me estás diciendo es destructivo, creo que no deberías continuar ese rumor”. Eso hará que la gente no se acerque a ti para decirte cosas negativas de otros.


  1. No pierdas tu tiempo en palabras inútiles. Va a tomarte mucho tiempo escuchar historias que probablemente sean verdad y probablemente sean mentira.¡Ocupa tu tiempo en algo que en verdad te haga ganar!


  1. Las personas que propagan chismes es porque piensan ser mejores, o que no se van a equivocar nunca. Momentáneamente los chismes hacen sentir superior a quien los cuentan. Pero… ¿te gustaría ser ese tipo de persona?


Practica el triple filtro de Sócrates:
  • Identifica la verdad: ¿Es cierta la información?
  • Identifica la bondad: ¿Es algo bueno lo que me vas a decir?
  • Identifica la utilidad: ¿Me va a ser útil?


Si no cumple con al menos uno ¿para qué escucharlo?


Finalmente, si es de ti quien hablan, siéntete orgulloso y no lo tomes personal, alguien está más al pendiente de tu vida, tu historia, tus acciones que de su propia vida. Siente inmensa compasión por esas personas por todo lo que te cuento, ya algún día aprenderán a trabajar su autoestima y a construir recuerdos basados en bienestar.

Conoce el artículo publicado en Mujercita México



Comentarios

Entradas populares