¡No soy buena persona!

"Raquel, que buen pedo que trabajas en una causa social", "Qué buena idea que hagas tantas cosas padres por los demás", "Gracias por tu ayuda"... Es neta cuando te digo: No soy una buena persona. 

Cada uno de nosotros está trabajando arduamente por su propio bienestar, conforme pasa el tiempo cada vez me voy dando cuenta en dónde está. Debo confesarte que gran parte de mi adolescencia y de mi vida adulta fue (y en algunos casos sigue siendo) un verdadero desorden y despapaye... ¡Vaya!... todos hemos tenido nuestros desmadres, borracheras, malas acciones encubiertas... y no es provocado de una "falta de congruencia" como algunos podrían llamarlo... más bien es la eterna búsqueda de mi personalidad, mis valores, lo que me gusta, lo que no me gusta, lo que me llena, lo que me desmotiva... y encontrar finalmente lo que vale la pena para ir por esa línea... (independientemente de que pueda cagarla 100 veces más)... 

La teoría dice... que dejé de fumar hace dos años ... la realidad es que de repente se me antoja echarle una fumadita a algún cigarrito y me lo echo... ¡no me siento culpable! lo gozo... eso no necesariamente significa que ya fumo de nuevo... solo... que se me antojó... 

La teoría dice que ya no me desvelo porque al día siguiente me gusta dedicarme a hacer cosas que me llenan y me hacen feliz... la realidad es que de repente se me antoja irme de fiesta con mis amigos y hacer de nuevo historias donde bailar "All the single ladies", bailar a la víbora de la mar en la calle, ver el amanecer junto a alguien especial es una anécdota que vale la pena contar. 

Suelo recibir comentarios de amigos, compañeros de trabajo, familia, incluso gente que no conozco diciéndome "Gracias", reconociendo mi labor, mi vocación, mi profesión o incluso... algún detalle, consejo, llamada, mensaje o correo que envié... peor aún... ¡mi forma de ser! y digo de todo corazón... ¡no hay nada que agradecer! ...  

Mi asunto es... no soy una buena persona... la cago... igual que todos en la búsqueda constante de cómo hacer las cosas... en aprender, ver como demonios hacer las cosas más eficientes... esa búsqueda constante de hacer más con menos en menos tiempo... En el trayecto... seguro hago 2,000 burradas de las cuales debo andarme disculpando. 

No soy una buena persona... aún no llego a ser ni la mitad de lo que espero ser, alguien que cuide el medio ambiente y que lucha por todo ser vivo. Hoy en día mi mayor capacidad está en causas relacionadas con Seres Humanos... espero algún día apoyar causas relacionadas con el Tiburón Blanco, con las Ballenas, con la Fauna de un lugar bien padre!!!

No soy buena persona... hago mil corajes en la chamba porque puedo ser super intolerante a la impuntualidad, a no mandar un mail que debió mandarse, a las faltas de ortografía e incluso a las presentaciones saturadas de texto. Intento ser paciente, conversar, ser asertiva, negociar y tener un chingo de empatía para nunca herir al otro con mis palabras. 

No soy buena persona... me comprometo a apoyar ideas y proyectos que de repente me dan toda la flojera del universo, o que después de haber abierto la boca ya no se ni por dónde echar la mano... con eso... trato de encontrar el cómo sí y aunque me de mucha desidia me programo por que se el valor que tienen mis palabras. 

No soy buena persona... mis traumas familiares, amorosos, laborales hacen que tenga cochambre en la cabeza ante estímulos que no me imaginé jamás... molestarme por algo que me recuerda a algo que sucedió en mi infancia, adolescencia o en cualquier otra etapa de mi vida... Procuro entender que todos luchamos con nuestros propios demonios y soy paciente acariciando a los míos. 

No soy buena persona, en muchas ocasiones no tengo el chance de pasar el tiempo que quisiera con mi familia y de pronto puedo llegar a descuidarlos mucho... procuro mandarles mensajitos, hacerme presente a la distancia y sé que no siempre es suficiente. 

No soy buena persona, y el punto importante de todo esto es que... no sé si un día llegue a serlo o por lo menos al grado en que lo sueño, ese nivel hiper hippie en el que una treintona como yo podría soñar... con un equilibrio absoluto en mente, corazón y cuerpo... mi ideal de buena persona incluye mucho más de lo que soy, y tengo claro que quiero ir para allá y que mis actos deben ir paso a pasito llevándome a conseguirlo... 


Hoy sólo he decidido que me importa. Tal vez eso es lo que otros ven en mi y amablemente me reconocen... que la cago y me disculpo, que apoyo a las causas que mi campo de acción alcanza a impactar,  que busco en cada palabra y decisión que tomo en la chamba ser paciente y conversar, que busco vencer a la desidia y encuentro el como si, le doy valor a mis palabras, que procuro tener presente los demonios que traemos, que si no puedo mando un mensaje para hacerles saber que estoy ahí.  No quiero ser el modelo a seguir de nadie, no quiero que reconozcan algo que debería de ser normal en todos, no quiero que me aplaudan que simplemente decidí que me importa. 

Está chingón que otros te digan lo bien que vas... pero es más chingón que te acompañen... que decisiones tan pequeñas como celebrar mi cumpleaños recaudando fondos para una causa no se vuelva algo digno de admirar, si no que se vuelva inspiración hasta que el día de mañana sea ¡ABSOLUTAMENTE NORMAL! ... que no se vuelva digno de reconocer que yo escriba en un blog o en facebook las cosas que se me van ocurriendo... ¡que se vuelvan acciones concretas! Que promover el respeto a la comunidad LGBTTTI no se vuelva un like... ¡que se vuelva una forma de vivir! ... Que ayudar al otro y ponerte a su servicio no sea un tema de bajar de status sino un hábito de convivencia. ¡Deja de poner pretextos! 

No hago mil cosas sólo porque si... lo hago porque me importa el lugar en dónde vivo, la gente que me rodea, el maestro que me da clases, el compañero, mi familia, mis amigos, me importa en el país donde vivo (e incluso los países en donde no vivo), me importa que pasará contigo, con mi vecino, me importa dónde va a trabajar mi próximo, me importa ver sonreír al del OXXO o al del trolebús... me importa hacer que este lugar sea más chingón con todo y su ecosistema, con todo y tú. 

En verdad, no soy una buena persona... simplemente ya dejó de valerme madres.





Comentarios

  1. Somos lo que nos vamos haciendo ser. Un abrazo, R

    ResponderEliminar
  2. Somos lo que nos vamos haciendo ser. Un abrazo, R

    ResponderEliminar
  3. No soy tan bueno como el que me ensalza cree, ni tan malo como el que me odia dice. Soy simplemente resultado de todo mi pasado y éste sucede diario.
    Te quiero muchísimo, te admiro y también te reconozco errática y así te sigo queriendo.

    ResponderEliminar
  4. Creo que estas infinitamente equivocada, hay un diferencia enorme entre ser una buena personas, ser lo que queremos ser y ser perfecto. Todo lo que mencionas me hace ver que no eres perfecta y que aun no llegas a ser lo que quieres ser, lo cual es completamente normal.Aun si tu no te crees una buena persona, lo cual me hace confiar aun más en ti, yo si creo que eres una buena persona porque tus acciones y tus intenciones van dirigidas a eso. Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Creo que Aristoteles decía algo así: "las virtudes son el punto medio entre dos excesos, punto medio entre el exceso y el defecto" El ser MUY buena persona no es bueno, pero no por eso somos malas personas. Ni viceversa.

    Eres una ambiciosa (en el mejor sentido de la palabra), eso te hace crecer y seguirte alimentando de conocimiento. Pero al enfocarte en el presente y evaluarte, verás como ESE granito de arena que contribuyes al mundo, te hace una excelente persona. Nos hace falta muchísimo para ser perfectos, pero ¿Quién quiere ser perfecto? Qué aburrido no cagarla, aveces. Todo en su punto medio.

    :3 ¡Bonito día!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sacudir mis pensamientos! Un abrazo norteño-apretujado!😚

    ResponderEliminar
  7. Gracias por sacudir mis pensamientos! Un abrazo norteño-apretujado!😚

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares