Y vivieron felices para siempre...

Hoy platicaba con un muy buen amigo que no sabemos a quien se le ocurrió esa loca idea de hacernos pensar que enamorarse es pensar en el príncipe azul, en  que nos rescatan, en que existen las medias naranjas, en que el amor es solamente para un pareja ver como el tiempo se detiene mientras lo ves a los ojos y que todo es mágico y su finalidad es ser felices para siempre.

Cada vez es más común escuchar a toda la gente que habla de lo terrible que ha sido esta idea: 12 Princesas en Pugna, la fotógrafa israelí Dina Goldstein con “Fallen Princess” "In the Doll House" , el mismo Shrek,  “Como anillo al dedo. Manual de amor de la A a la Z”. Basta con que busques en Google “Happily ever after” para encontrar infinidad de textos que hablen de lo equivocados que estamos.

Y… ¿porqué nadie nos dice nada? Que fácil es acabar frustrado con esta expectativa tan alta que tenemos del amor, “para siempre” es un chingo de tiempo ¿no? resulta que si decido terminar con el novio entonces debo empezar de nuevo a enamorarme de alguien, que se enamore de mi para encontrar el gratificante “y vivieron felices para siempre”… y qué decir si se me ocurrió casarme y las cosas no funcionaron por decisiones personales de forma de vida, desacuerdos naturales de una pareja y no logramos establecer esa mágica conexión de chispitas de colores, amor, respeto, confianza y perfección como para vivir hasta que la muerte nos separe.  ¿Qué pasa si después de 25 años juntos decido que es momento de un cambio?, ¿está mal?... ¿Debo crear una batalla campal? (ya saben a lo que me refiero: abogados, discusiones, desacuerdos, gritos, pelea, familia dividida).
Este concepto de amar a una sola persona hasta el resto de la eternidad me suena increíble para un cuento de hadas; pero tengo millones de dudas al respecto, que tampoco logro resolver.

Una separación es algo súper complicado, lo entiendo, pero… si dejo de estar enamorado (maripositas en la panza, efecto cara de baboso, risa de tonto… ) ¿tengo que en automático dejar de querer, de amar, o en algunos casos… dejar de sentir cariño por esa persona?

Si elegiste a una persona para pensar en “vivieron felices para siempre” no nos vayamos tan lejos… si lo elegiste como pareja, ¿no crees que es por que es alguien increíble? No funcionamos, pero así como ustedes no funcionaron hay muchas otras cosas que puede que no funcionen como una amistad, un trabajo… o incluso una relación médico-paciente. Que no funciones para mi, no significa que no funcione para nadie, que deba retirarle el habla, que lo odie o que se convierta en “el/la innombrable”.  Sé que tu cuento para la eternidad tal vez necesite una segunda oportunidad, pero no hay necesidad de vivir en el rencor.

¡Claro! La despedida duele, el orgullo duele, pero contradiciendo a la Madre Teresa de Calcuta, el amor no debe doler… el amor debería ser tan fácil como para que “hasta que la muerte nos separe” no suene a tortura.

Si a ese amor de pareja le sumas otros elementos que satisfagan esa sensación de amor, como vivir en amor, el reto se vuelve un poco más interesante y placentero.

Hablando de una situación específica personal… vivo profundamente enamorada de mi novio, quienes me conocen lo saben. Me hace sonreír muchísimo y además hemos decidido ir intentando pasito a paso vivir en armonía y pasito a paso experimentando cosas nuevas para que al paso del tiempo el compromiso se vuelva mayor, pero así como he decidido amarlo… también he decidido amar a más gente, amar situaciones y a más cosas… Jorge sabe de mi profundo amor a mi cama, sabe de lo mucho que disfruto mis sábanas de no se cuantos hilos que son como una nube… ciertamente sabe de mi amor por permanecer en cama viendo tele por todo un día, sabe de mi amor al tartin de salmón y lo mucho que disfruto comerlo, sabe de mi profundo amor por mis amigos y convivir con ellos, invitar gente a los planes que hacemos, la socialité, mi amor a las agendas y a calendarizar cosas, mi amor a los itinerarios, sabe de mi amor a mi trabajo, mi amor por el voluntariado, a compartir con otros,  mi amor a los chocolates, mi amor a los tumultos, a los conciertos, show, espectáculos,  mi amor a mi familia, a las reuniones, a mandar correitos de chismes,  mi amor escribir, mi amor a platicar con desconocidos, mi amor a viajar, mi amor a dar talleres… así como yo sé de sus grandes amores.

Lo que quiero compartirte en esto es: ama a todos y a todo como si no te fuera a doler, ese dolor el día de mañana será aprendizaje, será lo que te haga más receptivo, será lo que te haga más tolerante…

Baja un poco la expectativa de “para siempre”, “hasta que la muerte nos separe” “hasta la eternidad” y piensa en ser feliz hoy, estar juntos hoy, disfrutar lo que tienes alrededor hoy y sentir maripositas en la panza por todo lo que te rodea.  Construye el amor y trabaja en el todos los días porque lo puedes encontrar en pequeños detalles que te hagan sonreír,  lo puedes encontrar en compartir con tus personas cercanas, lo puedes construir amando cada imperfección que aparezca por tu vida, amando los retos, amando las diferencias que tienes con otros.

 Ya que hayas terminado de amar, sigue amando… respetando y valorando cada segundo de los que te dio ese pequeño o gran amor porque si tu lo elegiste estoy completamente segura que es porque valía la pena.



Comentarios

  1. Como a veces digo... ¡Qué fuerte! No sólo me han enseñado a "vivir felices para siempre" en casa, también en los cuentos, en la TV, en todos la media que nos educó y romper ese paradigma está cañón. Ahí voy, poco a poco dejando ir a quién tiene qué y amando, amando a quien está. Me enamoro cada día de cosas y personas que nunca esperé.
    Te amo Raquelucha, gracias por compartir.

    P.D. Te debo un correo de chismeeeeee!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja… está cañón cómo la misma sociedad te orilla a pensar en eso.. y si haz decidido salir de esas expectativas estas MUY MAL!…. jajajaja

    Yo te amo a ti Carola!… y SIIII .. ya escríbeme!!!!!!!

    MUAK!

    ResponderEliminar
  3. Te escribe alguien que cumplirá este año 28 años de casado.

    Definitivamente no existe el vivieron felices para siempre... pero más que nada porque hay tras esa frase una confusión de conceptos más fundamental que lo que propones en tu artículo.

    ¿Existe acaso la felicidad? O sea... ser felices es para empezar casi imposible de definir, ni siquiera para uno mismo. Si te vas a la publicidad o a la TV o a las películas para "estudiar" lo que es la felicidad,... pues estás frito porque te va a salir caro y nunca vas a encontrar la verdad allí. La felicidad definitivamente no es ir a Disney alguna vez, ni tampoco es perfumarse con Hugo Boss o manejar un Nissan. Tampoco "casarse"... ni con el niño/niña de tus sueños, ni con un multimillonario,... Recuerda que la TV, el cine, las novelas, el Internet, ... contiene verdades y mentiras sin letrero de lo que son.

    Si quieres encontrar la felicidad tendrás que encontrar otra fuente, pero empieza preguntándote a ti mismo un día que puedas esperar tu propia respuesta. Tendrás que guardar mucho silencio para esto. ¿Qué es lo que verdaderamente me haría ser feliz?

    De repente no necesitas casarte o tener pareja para eso.

    La segunda cosa es ... ¿la vida te crea a ti o tú creas la vida? En otras palabras,... ¿es factible que te "rescate" un príncipe azul sin que tú le ayudes o sin que estés preparada o sin que tú quieras? El pensamiento mágico de que "me cae del cielo la felicidad" trae consigo todo tipo de supersticiones, piedad a santos milagrosos o creencias sin fundamento de que "la actitud mental positiva" hará que las cosas sucedan. La realidad es que mientras más te esmeres en esto, menos suerte vas a tener... en términos de pensamiento mágico.

    Esta vida es una fiesta de traje. Aquí te va bien en la medida en que tú traigas algo bueno para todos los convocados a la fiesta... no traigas una carota de aburrida/o y hambre porque nadie querrá bailar contigo.

    ¿Qué existe para mí?

    Una persona para la que me comprometo a acompañar en las buenas y en las malas, y a hacer todo lo posible por que esto funcione para ambos. En este caso la promesa es mutua y eso la hace más placentera, confiable y equitativa.

    Como toda promesa, funciona en el aquí y en el ahora. Por ejemplo, no es "te seré fiel..." (alguna vez, pero a partir de mañana... jajaja)
    Como toda promesa, no controlas todas las variables... pero sí garantiza tu intención.
    Como toda promesa, se modifica y adapta de común acuerdo. Debemos hablar cada año sobre nuestras expectativas y cada semana de nuestras necesidades.
    Como toda promesa, el que la recibe evalúa si vas bien o no. ¿Qué puedo hacer para ser la mejor pareja que puedas tener?

    Lo hermoso de esta promesa es que a pesar de haber días, meses, años, que traen conflicto y malestares, si prevalece la promesa se siente padrísimo sobrevivir esos tiempos duros. Lo hermoso de amar es que es un verbo que se conjuga en tiempo presente y en todas las personas. A fin de cuentas predominan los días, los momentos, los años, las décadas memorables y hermosas.

    ¡Gracias, Raquel!

    ResponderEliminar
  4. Alfonso García Vázquez28 de febrero de 2014, 12:43

    Me gusta mucho el comentario de Pablo, creo que es muy acertado, sin embargo cabe mencionar que todas las creencias son subjetivas y corresponde a la interpretación de cada cabeza.
    Lo menciono porque hay culturas que han tenido su propia filosofía sobre el amor y la eternidad. Por ejemplo, en algún momento de mi vida aprendí de una chamán, que la cultura mesoamericana, principalmente la Tolteca, creía fervientemente en los ciclos de todos los sucesos. Ello también influía en la visión sobre las relaciones de pareja, de tal forma que cada año solar los esposos se presentaban consensuada y voluntariamente a renovar sus votos basados en la verdad o por la misma verdad, revocarlos.
    Cada año se presentaban puntualmente a presentar sus votos y podían hacer una relación tan larga como la misma vida o concluir el ciclo y continuar su existencia en comunidad, pero no en pareja.
    En aquella cultura no era mal visto pues la cosmovisión por respetar la verdad y los ciclos eran la pauta para vivir en sabiduría.
    Hasta donde sé, nadie ha encontrado una forma "correcta" de vivir el amor, y eso es verdaderamente hermoso, porque gracias a esa diversidad de matices, el amor resulta ser una de las más intensas y hermosas enseñanzas de esta grandiosa aventura que es la vida.

    Gracias Reichel por compartir tan bello pensamiento sobre un tema tan complicado.


    Al. (Ponchini)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por leerme compadrito! … efectivamente… el amor lo creamos nosotros de acuerdo a lo que vivimos… y adoro vivir en amor con un amigo como tu!!!!… Te quiero mucho y te admiro el doble!

      Eliminar
  5. Yo creo que definitivamente tener una historia de amor para toda la vida no es necesariamente la felicidad, todos somos diferentes y podemos encontrar la felicidad en distintas cosas y formas de vida (novios eternos, poliamor, solteros, etc) . Si creo que algunos buscamos lo que dice Pablo, un compromiso con una persona y este compromiso no es amor, se hace por amor.
    Sin embargo creo que idealizamos la idea del amor, como algo que no tenemos que aprender a hacer , como algo que es "magico" y no se tiene que trabajar. No voy a entenderla siempre con verla ni saber lo que siente o lo que le gusta solo porque la amo , tenemos que estar dispuestos a hablar nuestros miedos, nuestras fantasias y estar dispuestos a entendernos., No estaremos de acuerdo siempre, ni estar de buenas siempre.
    Hay que trabajar todos los dias y estar dispuesto a entender y aprender a amar.
    "Para la mayoría de la gente, el problema del amor consiste fundamentalmente en ser amado, y no en amar, no en la propia capacidad de amar." Erich Fromm

    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares