¿Trabajo en Equipo?, ¿qué es eso?

Es algo que escuchamos por todos lados ¿no? Aun no queda claro si el trabajo en equipo es una moda, aunque soy más admiradora de pensar que es un modo.  El caso es que hasta las escuelas ofrecen a los niños “fomentar el trabajo en equipo”.

¿Pero qué es fomentar el trabajo en equipo? Porque entiendo que hoy en día el trabajo en equipo es dividirse las partes para al final crear un todo (un resumen para exponer, un platicarnos de qué se trato, o hay varios diferentes… como juntarse con el más nerd que lo haga todo, nosotros engargolamos y exponemos) y aunque no todos entendimos lo mismo, estamos complementando diferentes partes.



Es raro que me cause alguna temática controversia, o que no suela estar del todo de acuerdo en algunos conceptos que se usan habitualmente (sarcasmo);  después de leer que “el trabajo en equipo es una de las condiciones de trabajo de tipo psicológico que más influye en los trabajadores de forma positiva porque permite que haya compañerismo, puede dar muy buenos resultados, ya que normalmente genera entusiasmo y produce satisfacción en las tareas recomendadas” (Wikipedia) pienso que el trabajo en equipo mal experimentado puede causar los mismos efectos pero de manera contraria: influye a los trabajadores de forma negativa, permite que haya división en un grupo, puede dar pésimos resultados, puede generar apatía e insatisfacción. 

¿Qué quiero decir? Que el trabajo en equipo finalmente no es una manera de organizarse, si no debe ir poco a poco siendo parte del ADN de cualquier persona que trabaja con otros seres humanos. O sea, tengo un proveedor: ¡Sean equipo!, tengo un cliente ¡Sean equipo!, tengo un médico ¡Sean equipo! … 


Y sí, como lo plantea un colegio o una universidad suena increíble, dividir las partes para resumir o concluir en un todo suena bien. Sin embargo y basado 100% en experiencia al trabajar humanos (por lo menos), es algo muchísimo más complejo que necesita de muchas otras habilidades importantes. (que por supuesto… también debes desarrollar): la empatía, la tolerancia, la inclusión, el respeto,  paciencia, aceptación de propuestas, cooperación, actitud positiva,  liderazgo,  capacidad de resolver conflictos de manera armoniosa y creativa,  comunicación asertiva,  humildad,  capacidad de clarificar expectativas, capacidad de establecer metas  y objetivos claros, capacidad de reconocer los errores propios, retroalimentación, lealtad… entre muchas otras más. 

Creo que aun estoy en un caminito al aprendizaje del cómo, porque conforme pasa el tiempo entiendo un poquito mejor detalles importantes para ir avanzando en mi manera de trabajar en equipo y he descubierto que en esos pequeños detalles hay grandes diferencias para liderar el trabajo que haces.

También entiendo ahora que el trabajo en equipo no es algo que haga en la escuela, o con la empresa en la que trabajo,  si no que es una herramienta que deseo tener para toda las personas con las que vaya emprendiendo un proyecto sea cual sea su tipo (social, personal o profesional). 

Tomé la decisión de excluir a algunos del trabajo en equipo  para cumplir objetivos personales.  Y gracias a esto aprendí en algunas ocasiones que tomé una decisión equivocada y los echo de menos,  o bien, tomé una decisión muy acertada cuando me doy cuenta de que hay varios tipos de personas y es importante identificarlas, ya que otra de estas herramientas importantes es la tolerancia a la frustración, por lo que no te desanimes si te topas con uno de estos personajes que hasta la fecha han aparecido en mi andar:

-     
 Hay quien busca herirte, lastimarte y utilizar tus sueños, tus logros, tus discursos, tu amor, tu entrega en tu contra. Gente que en vez de hacerte ver de una manera asertiva que estás cometiendo un error, o que no están de acuerdo contigo, o tal vez que no les caes bien como para hacerte parte de su equipo,  lo hacen de una manera dolorosa y poco asertiva (si, el típico que publica por despecho cosas sin sentido en redes sociales, el que hace un comentario hiriente y fuera de lugar o el que es capaz de decirte cosas que no siente ni piensa con tal de hacerte experimentar el dolor que ellos sienten). 

-       Hay quieres cuando trabajas en equipo deciden tomar una postura muy pasiva pero a la vez muy falsa “si te apoyo, estamos juntos en esto” pero da media vuelta y habla de lo horrible que es tu trabajo, de lo mal que se llevan, de la ineficiencia en arreglar sus problemas (problemas que sólo corresponden a dos, o bien, a los involucrados en el trabajo), cuando estás ausente habla de lo infeliz que es trabajando en equipo contigo.  Esa, es otra manera muy sencilla de saltar del barco mientras todos reman y es una manera muy efectiva de hacer que otros vean a esa persona como una persona incongruente y con falta de habilidades de resolución de conflictos. 

     Otros no escuchan, no porque no quieran hacerlo si no por apasionados, por que aman el proyecto que emprendes a su lado, aman cada detalle y se han imaginado tantas cosas, que a veces el escucharte desviar el proyecto es complicado… Mi tip: alza la mano, dile lo apasionado que estás tu también, tus motivaciones, tus ideales, y al entenderlas… este simpático y dulce personaje verá tus motivos y entenderá tus razones, puede que esté o no esté de acuerdo… pero tratará de apoyarte, y juntos procurarán alinear su lucha. 


-       Y finalmente, hay quienes se quedan y luchan junto contigo, sea algo bueno, sea algo malo, sea algo que saldrá bien o que no saldrá bien es gente en la que sabes que puedes apoyarte, crear locuras, decirle en lo que no estás de acuerdo y recibir esas inconformidades de frente y con una sonrisa en la boca. Sin duda, ese es el trabajo en equipo más complicado: el honesto… pero a su vez, el más satisfactorio y que te llena de aprendizajes. Si encuentras a alguien con quien puedas hacer un equipo así, no lo dejes ir… vale la pena luchar por que se quede a tu lado por que a pesar de sus diferencias e inconformidades, con el paso del tiempo seguro los resultados serán espectaculares. 


Después de poner tanto foco en estos últimos días al trabajo en equipo, decidí que no quiero sólo hacer equipo con mis compañeros, o con mi familia, con mis amigos o con mi novio … también quiero hacer trabajo en equipo con la gente que conozco en la calle, con mi comunidad, con mi país.   Aunque sé que soy absolutamente novata en el tema, y me equivoco y además en muchas ocasiones mi forma de comunicar lo que quiero, siento y necesito al trabajar en equipo no es la más oportuna, asertiva o empática… también creo que esta noción de equipo se trabaja primero con la gente que tienes cerca por lo que el compromiso y el esfuerzo es aun mayor.

Es un esfuerzo mucho más grande que la suma de las partes,  creo que va más por el complemento de partes diferentes que aportan a un todo que puede ser maravilloso si lo hacemos juntos. 



Comentarios

Entradas populares