¿Diste los mejores años de tu vida?


Image result for plan a


Por alguna razón que aún desconozco 2017 y 2018 han sido años en verdad retadores en mi vida... El año pasado aprendí muchísimo de compasión, aprendí que podemos ser compasivos con la gente que nos rodea, pero también debemos ser compasivos con nosotros mismos. 


Si pudiera ponerle nombre a 2018 creo que sería Adaptabilidad y Voluntad



Te cuento, este año para mi ha sido de muchísimos cambios que han tenido que ver con las voluntades que me rodean y mi propia voluntad. Tuve que cambiarme de casa, una casa que más allá de ser un simple departamento, era un hogar ... dejé de vivir con mis roomies, Rubén, por ejemplo, con quien viví casi por 6 años y nos veíamos varios días a la semana para desayunar juntos... para mi, la licuadora era señal de que debía apresurarme a llegar a la cocina para alcanzarlo.  Creo que ese ha sido uno de los pasos más difíciles de mi año, y no sólo eso, si no extrañar las reuniones en casa, los taquitos de canasta de abajo del depa, a mis vecinos, es más el crujido de la madera al pisar, el sonido de la puerta al cerrarse cuando alguien llegaba o se iba. 

Parte de la adaptabilidad tiene que ver con la capacidad que tienes de acomodarte a nuevas cosas, como que desde septiembre vivo en un hogar nuevo, con sus grandes y maravillosas bondades y con sus retos también, pero un hogar que de manera distinta a los desayunos con Rubén me hace muy feliz, y de manera distinta a los problemas del boiler cosas que también me molestan y retan a mi tolerancia. Se trata de poco a poco cambiar hábitos, costumbres  y tener muy claras las metas y lo que deseas. ¡Probar nuevas cosas que no conocías y darte la oportunidad!

Este año he tenido que buscar nuevas maneras de trabajar debido a los muchos retos que implicó el cambio de sexenio, elecciones y empezar a buscar otras maneras de recaudar fondos (personales y laborales)... adaptabilidad y más adaptabilidad. Y sin duda agradezco estar rodeada de gente maravillosa que hace que sea mucho más sencillo todo. Adaptarse es mucho más sencillo si estás rodeada de gente con la voluntad de hacerte sentir bien acompañado. 

Este año he aprendido que las voluntades se mueven a través de lo que dictan el cerebro, el corazón y el cuerpo ... y a veces, simplemente ya no hay voluntad de seguir, ya no se puede, algo se dañó, hay que aprender a poner límites, terminar situaciones que no son agradables, cortar de tajo aquello que atentan contra tu bienestar. No por que sean malas, sólo porque cuartan un objetivo personal o laboral. ¡Cuesta un montón de trabajo salir de ahí! ... ¡UN MONTÓN! sobre todo cuando quieres mantener tus valores y principios a la mano. Terminar una mala relación laboral, terminar una mala relación, terminar una amistad, ¿cómo haces eso con amor? ¿cómo haces eso con compasión?, ¿cómo lo haces cuidando del otro y cuidando de ti? ¿cómo lo haces con asertividad, sin lastimar al otro, sin tener una relación ventajosa?... ¡Qué gran reto!  

Creo que uno de los principales desafíos es ser consciente de todo lo que pasa al rededor y tener tus objetivos claros, tus metas y propósitos a la vista, tus valores bien agarrados para poder ir tomando decisiones, detectando actitudes,  situaciones en donde no quieres estar, en las que si quieres estar e ir avanzando poco a poco. ¡Agarrarte de tu psicólogo para cuando cuesta trabajo! ¡Agarrarte de tu familia y de tus amigos cuando no sabes qué es lo que debes hacer! Y además confiar en lo sabio que eres cuando nada de lo anterior te da la corazonada que necesitas. 

Pienso que en la vida hay constantes bifurcaciones, y tú eres el único capaz de decidir porqué camino ir, si por la derecha o la izquierda... y a veces (en mi caso, la gran mayoría de veces) no tengo idea en lo que me ando metiendo, pero estoy consciente de que no hay casualidades... si hoy me toca estar en un camino empedrado mientras voy descalza es porque algo debo aprender de ello.  

Hoy no sabes si la pareja con la que estás es con quien estarás el resto de tu vida o está en el camino que has elegido para enseñarte cosas que debes aprender para el día que conozcas al amor de tu vida; no sabes si el jefe que tienes seguirá siendo tu guía por mucho tiempo o sólo por un par de días más y seguro algo tienes que aprenderle a sus arrebatos, a su mal tono, a su conformismo o a su gran liderazgo, asertividad y pasión. No sabes si la situación con tus padres es la que es porque un día se te presentará un momento para el que ellos llevan preparándote toda la vida. Mientras, gózalo mucho... pon límites, aprende a observar, a ver la situación desde lejos, desde cerca, desde la postura del otro, desde la tolerancia. 

Todo lo que haces y hacen otros son sus voluntades... hoy estás en la relación que estás porqué así lo decidiste, en el trabajo que estás, con los amigos que tienes, haciendo la labor que haces, con la familia (porque creélo o no aunque la familia es sangre... las relaciones familiares también se cultivan).  Nadie quiere escuchar que "diste los mejores años de tu vida", "que has aportado mucho" si no es porque ha sido así tu voluntad...  Tú eres quien decide adaptarse o no. 

Deseo que 2019 esté lleno de situaciones a las que puedas adaptarte y si no es así que aprendas a dejar ir con mucho amor y compasión. Deseo que tu año esté lleno de voluntades que hagan vibrar a tu corazón, lleno de tu voluntad para hacer las cosas, de tus propios deseos y motivaciones. 

Gracias por ser parte de mis grandes cambios durante 2018. Gracias por tu voluntad para seguir a mi lado durante 2019.






Comentarios

Entradas populares