No es casualidad



No es casualidad, creo que estás aquí por una razón importante, creo que tu vida tiene un significado que hace que todo tenga sentido. Si estás leyendo estas palabras, si estás en mi vida es por que hay una verdadera razón para que así sea. No es causalidad que de cientos de miles de lecturas en este preciso momento estés leyendo estas palabras. 

No creo que sea casualidad que tus papás se hayan encontrado, hayan estado juntos y de 250 millones de espermas en una sola eyaculación un solo esperma coincidiera con un solo óvulo que hizo que 7, 8 ó 9 meses después llegaras a la vida de tu familia, a la vida de tus amigos, a la vida de tu pareja, a mi vida.  

Creo que más que una casualidad, es una causalidad, es la gran relación que hay entre muchos acontecimientos, procesos, fenómenos que sucedieron a la vez para que aparecieras. Tal vez si tu papá no hubiera hecho "equis" tu mamá no hubiera hecho "ye" ... si ellos no hubieran tomado una u otra decisión entonces no estarías en vida, no estarías leyendo esto. 

Platón dijo: "Todo lo que nace proviene necesariamente de una causa; pues sin causa nada puede tener origen"...  ¿propósito?  

He dicho centenares de veces en mis 33 años "no sé como explicarlo, pero se dio", "no sé que pasó, pero pasó", "nunca hago esto así, pero esta única ocasión así lo hice" "todo salió de una manera perfecta" "no sé porqué me quedé pensando en él" 

Lo que te quiero decir con esto es: Sí, la magia si existe. 

No sólo se trata de razón, también se trata de todos los fenómenos inexplicables que pasan porque pasan.  ¿Y qué crees?  a veces estás tan ocupado para notarlo que te lo pierdes, te pierdes de todas esas causalidades maravillosas que te pasan todos los días... 

Creo que cosas increíbles nos pasan todo el tiempo y la razón por la que no las ves es porque no estás buscándolas, no las estás sintiendo, no estás al pendiente de toda esa magia que hay a tu alrededor constantemente. Hay coincidencias maravillosas en cada momento de tu vida, y sólo quiero que pienses un poquito que tienes las habilidades y las aptitudes para notarlas si pones un poquito de atención. 

Entiende esto: 

No es casualidad que eso te haya pasado a ti, no es casualidad que te rompieran el corazón, no es casualidad que hayas perdido a un ser querido, ni que hayas estado en medio de esa discusión. No es casualidad que esa persona que te cae tan mal se haya cruzado en tu camino. No, no es casualidad que hayas ido ese día, a esa hora, a ese lugar cuando ¡TÚ NUNCA VAS! ... 

No es casualidad que él sea tu amigo, no es casualidad que lo hayas mirado en medio de una multitud, que te haya llamado, que te haya hablado, que dentro de tantas personas se haya fijado en ti por unos instantes. 

No corazón, no es casualidad que hayas llorado por ella, que te haya alegrado el día su llamada, que hayan dormido juntos, que se hayan reido, que hayan bailado, que te haya recordado a la mirada de tu abuela, que haya cantado esa canción que tanto te llega. No es casualidad que hayas entrado a trabajar ahí y conocido a esas personas que te retan emocional e intelectualmente. No es casualidad que dentro de un planeta con tantas personas sus corazones hayan latido al mismo tiempo, ni que sus valores sean tan parecidos.  

Hay una razón importante para que sus abrazos te sepan tan rico, existe una razón para que te sientas tan cómoda con él, para que su olor se quede en tu memoria, para que sus palabras te resuenen tan lindo, para que esté en tu mente, para que te duela, para que te haga reflexionar, para que te haga llorar, para que te haga imaginar todo un futuro juntos. Hay una razón importante para que estuvieran en la misma ciudad en la misma fecha, que todo haya cuadrado perfectamente para que se vieran. ¡Hay una razón para que seas parte de esa familia, se ese grupo de amigos, de esa relación! 

Se llama magia, se llama causalidad, se llama diosidencia, se llama destino, se llama karma... ¡no sé! solo sé que existe, que la vivo, que creo en ello, que sé que es más grande que tú y que yo. 

Gózalo, deja de preguntarte por qué pasó, deja de culparte por todo lo que hiciste para que sucediera así, deja de sentirte orgulloso, porque hay algo, y no hablo de religión, ¡Tal vez es una gran lección de vida!, tal vez es destino... sólo, no es casualidad que siempre que algo pasa estás ahí para vivirlo. 

Mantén tu mente, tu corazón, tu cuerpo presentes para vivirlo, vivirlo como sea que venga... es dificilísimo, pero ... ¡vale la pena! Aprende a ver toda la magia al rededor de una acontecimiento, aprender a tomar lo bueno, aprende a tomar lo malo para fortalecerte, aprende... siempre aprende. Abre los ojos y no pases por toda esa magia sin darte cuenta. 

Gracias por ser mi causalidad, gracias por se una aguja en un pajar. 




Comentarios

  1. Hace poco entendí que NADA sucede por casualidad y desde entonces he tenido tanta paz. Gracias por ser una de mis más bonitas casualidades y gracias por resumirlo tan bonito ,te quiero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares