Compasivo 2017: ¡Gracias!

Mi mayor aprendizaje este 2017 ha sido el de la Compasión; lo compartí hace unos días en una publicación en Facebook... cada vez que viene a mi enojo o tristeza por alguna acción tengo la oportunidad de pensar y sentir con compasión!


Pienso que no todos hemos sido educados con las mismas herramientas de comunicación, de inteligencia emocional, de lenguaje, valores, ideas... y que son distintas entre sí, qué hay algunos que no saben hacer valer su opinión con respeto, o no saben manifestar una inconformidad sin lastimar, hay gente que aún no sabe decir que no...


Cuando pienso que no todos tenemos los mismos aprendizajes, cuando pienso que no todos tenemos las mismas herramientas (o tal vez si pero funcionan diferentes) pienso compasivamente y mi enojo es menor, mi tristeza es menor, pero mi compromiso mayor!Mi deseo para ti este año nuevo es: ¡Se compasivo!  Si, si, si Raquel, pero... ¿qué es la compasión

El budismo define la compasión como el deseo de que todos los seres queden libres de sufrimiento. 
La etimología dice que es: sufrir juntos. 
Wikipedia dice: es la percepción y comprensión del sufrimiento del otro, y el deseo de aliviar, reducir o eliminar por completo tal sufrimiento. 

Yo creo que la compasión es estar comprometido con otros (sin importar quién)  de manera incluyente y solidaria para poder escuchar y entender el problema de otro aunque no lo manifieste verbalmente buscando el bienestar de nuestras relaciones. 

¿Cómo ser compasivo? 

Creo que no es casualidad que la palabra se asemeje un poco a "comprensivo", pero creo que tiene mucho que ver con intentar estar enfocado en lo que otro siente o piensa. Creo que es gente muy conectada con la sociedad, con la gente, con la banda y sus necesidades.

Tal vez es como el primo hermano de la empatía combinado con ser consciente de lo que pasa alrededor. No puedes ser compasivo si no piensas en ponerte en los zapatos del otro. Una persona compasiva está en el aquí y en el ahora... no puedes ser compasivo si tienes una conversación con tu mejor amigo mientras revisas tu mensajes de whats app, no estás poniendo atención con todo tu cuerpo, siendo empático, escuchando la historia que te cuentan. 

Imagina que alguien te cancela un plan el cual habían hecho hace un par de semanas, es más, tú llamaste 8 horas antes de la cita para confirmar y esa persona te dice "ya no voy a ir". Tu, tuviste que mover tus planes, citas laborales, tuviste que hacer cosas antes y postergar otras para ver a esta persona.  La respuesta fácil sería que las emociones salieran a flor de piel, enojarse, colgarle el teléfono y desear que las llamas del infierno lo/ la consuman por la poca empatía y respeto que manifestó por tu tiempo. Una persona compasiva tiene un buen manejo de sus emociones, entiende que las personas ven el mundo diferente, no está bien o está mal. Una persona compasiva entiende que tal vez esta persona no contó con las herramientas (de respeto, comunicativas, empáticas, sociales) para cancelar en un buen momento. Y es algo que no tiene que ver con el o con ella, si no el contexto en el que vivió para tomar una decisión así. 

Ser compasivo tiene mucho que ver con agradecer, si has leido antes mi blog, sabes muy bien de lo que hablo, creo que es uno de los valores que más amo... para mi agradecer es saberme poco merecedora a algo y eso hace que no pierda mi realidad y la importancia que tiene ser un ser social para mi. Expresarnos como personas solidarias, amorosas y agradecidas también refleja compasión. 

No sé como es el mundo en dónde tú vives, pero el que a mi me tocó es un mundo sumamente acelerado, nos movemos rápido, terminamos relaciones mal, a prisa, con angustia, tenemos que superar emociones rápido, pensar rápido, hablar rápido, resolver rápido, escuchar rápido... Creo que una de las lecciones más difíciles de aprender este año es que para ser compasivo, hay que aprender a ir despacio. Sería muy complicado solucionar un tema grande en un periodo corto de tiempo... en el trabajo ha sido uno de mis mayores retos. Soy responsable de un equipo de trabajo jóven, amoroso, altamente responsable, y de pronto hay solicitudes en las que esperan de mi una pronta respuesta que a veces, bajo presión, me cuesta muchísimo trabajo... sobre todo, en un trabajo como el que tengo que involucra a tantas personas, y que tenemos que ser compasivos ante muchas situaciones. Atrévete a ir despacio, respirar, ver otros aires, ser compasivo a veces requiere de tu lentitud para detenerte a ver la foto completa y todos los elementos que lo componen. 

"No hay preguntas tontas, solo tontos que no preguntan"  este año he dicho más veces que nunca "a qué te refieres con eso" , que complicada es la mente humana ¿no?, cuantos términos tenemos distintos a una misma palabra: Compromiso, estoy bien, me enoja, estoy cansada...  No tengas miedo a preguntar hasta que te quede claro lo que el otro dice, ser compasivo requiere de que entiendas lo que está pasando, calma, escucha, pregunta, no tengas miedo al silencio... no dejes que "¿Cómo estás?" -  "bien" sea suficiente... ¿qué pasa si preguntas después de ese "bien" - "ya, en serio ¿cómo te sientes hoy?" ¡Escucha y aprende! 

¡Qué difícil es ser vulnerable! mostrarte tal cual y como eres, decir: me duele, decir no puedo, decir no quiero, decir estoy triste, estoy enojada, estoy decepcionada... ¡La gente no está acostumbrada a compartir lo que siente! en el mundo en el que yo vivo la gente está "bien"  pero nadie está dispuesto a llorar contigo porque se siente igual.  Si me conoces poquito, sabes que soy muy chillona, no me da pena, no me da miedo llorar, al contrario, creo que alguien que se atreve a compartir contigo sus lágrimas es digno de agradecerse... cada vez que tengo oportunidad y que veo que alguien llora conmigo y me dice "perdón" le respondo con esto: "Gracias por compartir tus lágrimas conmigo y jamás te disculpes por llorar y abrirte y mostrar quien eres". Ser compasivo requiere de que estés vivo... que hayas alguna vez sentido... 

Si alguna vez alguien decidió terminar contigo y te dolió, puedes ser compasivo con la persona a la que decidiste terminar y actuar diferente. 
Si alguna vez alguien te gritó en el trabajo y te enojó, puedes ser compasivo antes de levantarle la voz a alguien en la oficina. 
Si alguna vez escuchaste que alguien hablaba mal de ti a tus espaldas, puedes ser compasivo y antes de decir algo de alguien a sus espaldas, decírselo a esa persona para hacer las cosas diferentes. 
Si alguna vez alguien te mintió, traicionó tu confianza, te lastimó, puedes ser compasivo y pensar dos veces las maneras en las que tratas a los demás. 

Funciona igual para tomar decisiones sobre tus emociones, antes de pensar que la persona te quiere herir, te quiere lastimar, es poco asertivo, etc... piensa qué hay detrás de esa historia y sé compasivo... yo creo que todos hemos tenido una vida complicada de una y otra manera... y que estamos haciendo lo mejor que podemos con lo mejor que tenemos... Antes de señalar y enjuiciar a la gente, voltea a ver al ser humano, que así como tú has luchado, peleado, llorado, reído, así como tú te has enojado, has amado, has tenido retos y obstáculos difíciles de superar, el otro también. Sé compasivo. 

Te comparto mi mayor agradecimiento del 2017, lo que con tanto trabajo aprendí este año maravilloso... (tengo que decirlo... el año que Patricio me convirtió en la Tía más afortunada del mundo) No fue nada fácil... lo aprendí después de varios acontecimientos caóticos. 

A ti que me lees, específicamente a ti que me hiciste aprender qué es la compasión, vivirla, incluirla a mi vida... ¡Gracias! porque gracias a esas lecciones dónde sentí tristeza, angustia, preocupación, frustración, enojo, impotencia... fue que hoy me siento más fuerte que nunca. ¡Gracias por enriquecer mi existencia! ¡Gracias por enseñarme que dónde recibo dolor regreso amor y eso es lo que quiero hacer el resto de mi vida! Estoy decidida a hacer todo lo que esté en mi manos para convertir el odio en amor, la tristeza en alegría, la preocupación en proactividad, la frustración en éxito, la intolerancia en tolerancia... y eso, te lo debo a ti.  ¡GRACIAS! 

¡Feliz y 
compasivo 2018!











Comentarios

Entradas populares