De Sarahah y otras retroalimentaciones




Con todo este asunto de Sarahah me ha hecho pensar un montón de cosas. 


¿Qué es Sarahah? es una app que tan solo en un mes logró millones de descargas, Sarahah significa honestidad y franqueza, y en teoría fue creado para que de manera anónima puedas hacer saber a tus amigos, colaboradores y compañeros de trabajo sus virtudes y áreas a mejorar de una manera anónima. 



Te confieso que me preocupa un montón. ¿porqué? 



1. Me preocupa que una "retroalimentación" pueda llegar a lectura de una persona que lo tome personal, que se sienta ofendido y que sienta que está recibiendo acoso a través de comentarios agresivos sin la posibilidad de continuar una conversación asertiva. 



2. Me preocupa la deshumanización que estamos viviendo, y que esto sólo fomenta que haya menos gente capaz de hablar las cosas importantes de manera directa y de frente. 



Imagina en una persona que no sabe enfrentar una problemática de la vida cotidiana y que escriba a su jefe algo que le inquieta, agredir a su ex por algo que le hizo, a su amigo que huele mal, a su familia que los extraña, es más, que le digas algo a tu pareja que te incomoda. 



Detesto quedarme cruzada de brazos ante situaciones que veo que van hacia un camino poco asertivo, o que promueven justo alejarnos del bienestar, o atravernos (más de lo que hacemos ahora a través de Facebook) a ocultarnos detrás de una aplicación para hablar lo que debemos hablar. 



Es por ello que quiero compartirte algunas cositas que he aprendido gracias a grandes maestros para que en vez de ocultarte en una app hagas retroalimentaciones de manera asertiva, amorosa, y con la real intención de hacer crecer a los demás. 


1. Retroalimentar no es debatir. Cuando alguien te retroalimenta, ¡escucha!  no tienes porqué justificarte, ni porqué dar explicaciones, anota y decide qué es lo que quieres tomar y que es lo que quieres desechar. Cuando te retroalimentan, no necesariamente debes tomar todo lo que escuchas. 

Imagina que llegaste tarde a una reunión porque te enfermaste del estómago, tú sabes que eres puntual, también sabes que no hay nada que estuviera en tus manos para lograr llegar a tiempo... también sabes que no volverá a suceder... ¡no debatas! acepta que llegaste tarde y ya. 


2. Básate en hechos. Si hablas de temas que se prestan a la subjetividad, es probable que el otro no los tome muy bien; "me viste feo", "lo estamos haciendo mal", "muchas personas dicen", "esa persona es desagradable",  no son argumentos válidos para hacer una retroalimentación porque no son cosas objetivas que a ambos nos consten. Se presta a interpretaciones, a suposiciones, a juicios de valor. Si quieres retroalimentar, sé objetivo, describe los hechos para que las cosas no se presten a interpretaciones u opiniones. Cuida que lo que dices sea comprobable. 


3. Hazlo de frente, mirando a los ojos, en el tiempo correcto. Coincido con Marshall McLuhan: "El medio es el mensaje". No es lo mismo decirme las cosas 2 minutos antes de que tenga que salir corriendo, sin mirarme a los ojos, con prisa, en un viernes antes de tomar un avión que agendar para tener una conversación real. 

MacLuhan hablaba de medios fríos y medios cálidos, y me parece que aún la teoría es vigente... aunque la tecnología nos da la oportunidad de poder hacer "retroalimentaciones" por muchos medios, se prestan a nuestros juicios e interpretaciones. No existe aún nada que pueda hacerte sentir la corporalidad del otro, o la sensación de hacer sentir al otro importante como estar juntos y mirándonos. Aunque, si al retroalimentar en persona y tu mirada está en el techo, en el piso, en cualquier otro lado rompes la confianza y reduces la efectividad de tu mensaje. 

Cuida ser asertivo: no lo hagas por whats app, por inbox, en un mensaje anónimo, en un mensaje público en Facebook o Twitter... Si la distancia no te permite acercarte, una videollamada puede funcionar, o una llamada telefónica... las palabras se mal interpretan con mucha facilidad y suma que mientras más electrónico sea el medio, más frío será el mensaje. 

4. Retroalimenta para que el otro crezca. Si tu objetivo no es generar aprendizaje, mejoras, cambios ¡No lo hagas! Si es algo que sabes que el otro no puede cambiar: ¡No lo hagas! La idea de retroalimentar gira en torno a conversaciones que hacen que el mundo cambie, la situación, las cosas que viven, si solicitas algo imposible de modificar solo vas a generar frustración. "No me gusta tu forma de ser". 

La intención de cualquier retroalimentación es ayudar (¡Tampoco te sientas la Madre Teresa eh!) pero te sugiero anotar lo que quieres decir, identificar los hechos. Asegúrate de cuidar tus palabras para no ridiculizar a nadie, vengarte o decirlo por castigar. 

5. No es lo mismo echar chisme que retroalimentar.  Para ser retroalimentación debe estar la persona involucrada. Habrán ocasiones en las que un equipo deba conversar sobre la manera de abordar un tema con una persona, sin embargo, si no llega a oídos de esa persona, solo están echando chisme y no tiene ningún objetivo práctico. 

6. La retroalimentación tiene fecha de caducidad. Hace poco un buen amigo platicándome de algunos conflictos de pareja me contó algo que me hizo mucho sentido... ¡La retroalimentación tiene fecha de caducidad! , no puedes esperar querer hablar de la misma acción 6 meses - 10 meses- 2 años después... Debe ser en cuanto tengas la capacidad emocional y la objetividad para poderlo decir. Habrán cosas que puedas retroalimentar después, como en una amistad, que después de cierto tiempo por fin se vieron... pero no siempre eso es oportuno. ¡Cuida la vigencia de retro! 

En la chamba: 



1. Retroalimentar debe ser un proceso frecuente, darte el tiempo de escuchar a tu equipo de trabajo siendo líder o siendo colaborador es súper importante. ¡Todos tenemos cosas que mejorar sin importar el rol que juguemos! 



2. Debe ser una regla de convivencia, terminando un proyecto, terminando una crisis, durante, después. La idea es ir corrigiendo los errores que cometemos y capitalizando los aciertos que vamos haciendo en el camino. 

Mi querido maestro y amigo Fer Córdova me enseñó una técnica que me encanta: "PASAS" funciona para Retros positivas y Retros negativas. 

Permiso - Uno no sabe si el otro anda con disposición, tiempo, ganas o en el mejor momento para ser retroalimentado. Cuando es chamba, pues a veces eso no puede esperar, pero si está en tus posibilidades esperar... ¡hazlo! "¿Puedo hacerte una retroalimentación?"

Afirmación - ¿Recuerdas lo que te dije de ser objetivos? aquí es donde entra eso... basarte en hechos "Llegas 20 minutos tarde", "No me mandaste el trabajo" "Mandaste el correo antes de tiempo" ... solo cosas que ambos podamos comprobar. 

Sentimiento - "Lo que siento cuando *AFIRMACIÓN* es [Inserte aquí su emoción]" por ejemplo "Lo que siento cuando llegas tarde es mucha angustia de que lo que planeamos no salga como esperabamos. "Lo que siento cuando mandas las cosas antes de tiempo es mucha alegría y serenidad porque puedo confiar en que tendremos tiempo incluso para corregir". 

Acontecimiento - Es lo que Acontece por la afirmación y el sentimiento juntos. O sea, la consecuencia. "Cuando llegas tarde y yo me angustio lo que sucede es que en próximas ocasiones tengo que mentirte con la hora para que estemos a tiempo, o ya no puedo confiar", "Cuando mandas las cosas antes de tiempo y a mi me da alegría y serenidad siento ganas de delegarte más proyectos porque sé que saldrán en tiempo y forma". 

Solicitud - ¿Qué necesitas? nos cuesta mucho trabajo pedir, la gente cree que al pedir ordenas, y la realidad es que solo estás diciendo lo que necesitas. Entonces "Lo que te voy a pedir es que seas más cuidadoso con tu hora de llegada para que yo no pierda mi confianza en ti" , "Lo que voy a pedirte es que no dejes de hacer las cosas así". 


Con todo esto, lo único que quiero decirte es: Sé valiente

Hay veces que es muy difícil decir las cosas, decirle a un amigo que huele mal, decirle a alguien que no te gusta cómo hace su trabajo, decirle a alguien que lo extrañas, que te lastima su actitud, que ya no quieres ser su amigo/a, que te gusta, que cae mal, que lo/la quieres, incluso insultarlo/ insultarla requiere de mucho valor... 

Sarahah te da el beneficio del anonimato, pero el maleficio de la crueldad (sí, también es cruel decirle a alguien que te gusta sin que ese alguien sepa quién eres) ... ¿Cuál es el que prefieres usar?

Comentarios

Entradas populares