Será la mejor historia porque es tú historia

Qué poderosa es la mente... yo cada día me sorprendo más de las gran capacidad que tiene mi cerebro, mis voces internas, mis diálogos confidenciales. Mi mente por sí sola es capaz de desarrollar los mejores escenarios, las peores historias, a la vez las tragedias más dramáticas o los sueños menos aterrizados. Las historias que me cuento... ¡Que horror! (o ¡que chingón!, según el caso). 

Me cuesta muchísimo trabajo dejar a la mente en el aquí y ahora, sé que es bueno, sé que es bueno andar sin expectativas por la vida para que precisamente, la misma vida me sorprenda con cosas que no esperas. Entiendo todo el tema de "Carpe Diem" (Aprovecha el momento, de Horacio). 

Trabajo con personas, convivo con personas, amo a personas y a veces, especular que hay en sus mentes y en sus corazones para alinear mi mente y corazón es todo un diálogo mental que puede hacer caos y destrucción o paz y armonía. 

Ejemplos puedo darte dos millones... en el trabajo, con mis roomies, con mis amigos, con mi familia, con mi novio, ... conversaciones internas como "pa´que le dices si de todas maneras no va a querer" o "seguro si le pregunto me va a ayudar" o... "estaría increíble que organizaramos" ... hacen que mis voces internas desarrollen historias que a veces salen justo como las planeo y a veces salgan justo de la manera opuesta.  

Por un lado: "no tengas expectativas de las demás personas"
Por otro lado: "intenta adivinarles el pensamiento para sorprender"

¡Vaya que el ser humano es complejo! y en algunas ocasiones es fácil parecer incongruente... mente, corazón, cuerpo y espíritu están en constante alineación (y no me refiero a solamente las mías, también a las de las personas con las que convivo). Asumir que porque un día quise algo significa que siempre o nunca más lo voy a querer se vuelve una suma a los elementos que hacen tan complejas las relaciones interpersonales. 

Entonces, si todo esto es un constante desmadre que suma historias, emociones, pensamientos, conocimientos, formas de pensar, contextos, situaciones, bagaje cultural... ¿cómo puedo hacer que mi mente esté quietecita con la mayor asertividad posible? 

¡Qué difícil! ¿Cómo dejas tranquilas a tus voces interiores? En realidad... no estoy segura de estar en lo correcto pero, hay algunas cositas que me han ayudado que como siempre te comparto... no son la panacea, no siempre las recuerdo, pero... me fucionan. Y a su vez creo que son importantes para poder cumplir o llegar a realizar mis sueños... ¡ahhh por que esa es otra!... sueño, tengo planes, metas, cosas que quiero realizar! y que crees? además hay mucha gente involucrada en esos sueños (a los que yo les llamo planes).  Así que ahí te van algunas ideas:  

1. Di lo que sientes, piensas y necesitas 
Una vez tuve un psicólogo que me dijo siempre que tu digas esas 3 cosas nadie en el planeta puede reclamarte por ello... porque estás hablando desde ti. Me siento incómoda, me siento triste, pienso que podríamos hacer otra cosa, necesito dormir un rato más. ¡Sin miedo!... ¡dilo! Si tú lo sientes, si tú lo piensas, si tú lo necesitas ¡ES IMPORTANTE! 

2. Planea conversaciones 
Dale el tiempo que se merecen las conversaciones que quieres tener que son para ti importantes. Suena al colmo de los colmos, en mi caso, soy una persona muy meticulosa al momento de planear... pero... creo que es importante planear conversaciones importantes (de pronto por eso luego suelo postergar ... por que aun no tengo claridad o aun no acomodo mis emociones) pero en verdad que funciona. 
- ¿cuál es mi objetivo? ¿Para qué estoy diciendo lo que quiero decir? ¿Qué quiero lograr? 
- Mejor escenario 
- Peor escenario
- ¿qué estoy dispuesto a negociar? 
- ¿qué cosas son deal breakers? (o sea... por esta razón... aquí se rompió una taza). 

3. No asumas 
¡Uffff!... que difícil es no asumir ("asumir es la madre del desmadre") ... a veces hasta la mismas vocecitas internas dicen "pa que le preguntas, si ya sabes que te va a decir" pero en verdad, si te atreves a preguntar vale la pena. "¿Porque tomaste esa decisión?" "yo creo que sabes esto... pero... como no estoy segura te pregunto", "¿entendiste lo que quise decir?" de pronto pareciera tonto u obvio, pero... ¡que aliviane! ... y de pronto me cuesta trabajo porque creo que voy a recibir una respuesta tipo "duuuuhhh, teta, pues es obvio"... y a veces pasa... pero muchas otras veces, corrigen las conversaciones internas que tengo. 

4. Mide el volumen de la fiesta
Hay relaciones interpersonales (amigos, trabajo, pareja) en las que quieres dar todo pero el otro no porque está midiendo sus propias emociones, expectativas, sueños... mide tu también con relación al otro en dónde están parados ... yo me lo imagino como cuando estás en una fiesta y de pronto el volumen está altísimo e incomoda... o de repente está super bajito y no se oye... tienes que ir sondeando con relación al otro, al espacio, al tiempo, al ánimo qué volumen es el adecuado para seguir la fiesta.  Parece difícil... pero vale mucho la pena y así podrás explorar distintos ritmos, distintas intensidades, distintos públicos. ¡Midele el agua a los camotes! 

5. El otro está haciendo su mejor esfuerzo, como tú
¡Dejemos de pensar que nos quieren chingar la existencia! ¡Dejemos de pensar que le cagas!, dejemos de pensar que el otro es idiota, maldito, o tiene una brujería encima... él hace lo mejor que puede con lo mejor que tiene... Si estás esperando que se equivoque, ¡SE VA A EQUIVOCAR! es como ley de atracción... todos estamos dando lo mejor que podemos, en la chamba, con nuestros amigos, con nuestras familias... te prometo que no lo hacen por fregar, lo hacen porque no sabían que esperabas otra cosa, por que asumieron, porque no lo planearon, porque no midieron el volumen.

En realidad, no es el hilo negro, seguro hay cientos de ideas para mantener a tu mente en paz, no volar a hacer la historia de la vida, el cuento de hadas... por que si te pones a pensar... ni siquiera en los cuentos de hadas se construyó la historia de una sola persona... es la suma de muchas personas que actuaron según muchos factores... ¿qué hubiera sido de Cenicienta sin Hada o de Blancanieves sin enanos? 

Por mucho que desees hacer la mejor historia nunca antes contada, necesitas de mucha  gente alrededor para crearla. Sé paciente, sé asertivo, sé respetuoso, sé compasivo... y creeme, será la mejor historia porque es tú historia. 






Comentarios

Entradas populares