Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas.

He pasado casi un mes pensando en qué es lo que he aprendido durante aquel increíble viaje por el Sudeste Asiático. Y por más que he intentado ser concreta y clara para contarte todo lo que he visto, lo que he sentido y lo que he aprendido, me cuesta mucho trabajo expresarlo en un blog, en pocas líneas, en un resumen, en los 10 puntos más importantes o en las claves exactas.

Creo que he visto cosas, gente, paisajes que jamás soñé: la gran ciudad cosmopolita que es Shanghái (que aprendí que se pronuncia “Shanjai”), la hermosa gente de Vietnam y las miles de motocicletas que por alguna razón extraña no atropellan a nadie, las inmensas rocas que he tenido la fortuna de ver en Halong Bay, el cuerpo de un líder Vietnamita difunto en tributo a su labor, la gente con más fe que he visto jamás rezando en diferentes templos, las construcciones religiosas más espectaculares en Thailandia, la gente más apasionada, los templos más detallados y majestuosos, las construcciones más locochonas, los atardeceres más bonitos, la ceremonia mística que más me ha hecho llorar en 30 años, la selva más apantallante sobre un elefante, Everdeen, o la ciudad más inmensa y silenciosa que jamás imaginé. Soy tan afortunada…

Más allá de esa majestuosidad, que esos paisajes, que esa gente hermosa me llevo lecciones de vida para siempre, por que además de que he tenido la fortuna de renovar mi convicción con la manera en la que pienso, siento y vivo, creo que no encuentro otra manera de agradecer todos y cada uno de los días hasta llegar a estos 30 años. (ja, creo que es la primera vez desde que los cumplí que digo mi edad en absoluta satisfacción).

 Creo que en esta ocasión prefiero enlistar todo lo que he aprendido… y esperar que un día, ya sea por un viaje de ensueño, o un momento de iluminación tu encuentres… esa es la magia de la vida, nadie aprende a través de los ojos de los demás. ¡Tampoco quiero contarte porqué lo aprendí, pero si contarte que esto ha sido a partir de que tomamos la decisión de lanzarnos a la aventura. Este ha sido un viaje que me ha enseñado mucho de mi y de los que me rodean a partir se que tomé la decisión de que era una experiencia que tenía que vivir. 

¿Qué aprendí o que reitero de estos increíbles 26 días que concluyen en 30 años maravillosos de existencia?

  • Aprendí que no importa que tan capricho parezca lo que quieres hacer, si tu así lo quieres y así lo sueñas… así debe ser (siempre y cuando no lastimes a los demás).
  • Que no importa que tan mierda crean que eres, tu tienes el poder de decidir si lo eres o no lo eres.
  •  Los verdaderos amigos van a apoyar tus decisiones (así crean que estás cometiendo el peor error de tu vida… te sonríen, te abrazan y te dicen: aun tienes mucho tiempo para seguir pensándolo).
  • Justo cuando crees que todo está increíblemente fatal, algo más pasa… que seguro hará que te sientas peor… así que… ¡sigue divirtiéndote!
  • Aprendí que prefiero mil veces perderme y dar mil vueltas para aprender que tener el camino correcto desde el principio.
  • ¡Qué no importa que tan cansado estés, que tanto calor hace, que tan de genio te pongas!... Siempre hay tiempo para dar un beso.
  • Que no importa lo que duela andar el camino, al final… vale la pena.
  •  Aprendí que me gusta ir en la ventana del avión e imaginar que estoy viendo una graaaaan maqueta. (sobre todo llegando a la Ciudad de México).
  • Que debo mejorar mi fe y copiar un poco a la gente budista
  • Que hay gente tan pobre, que lo único que tiene es dinero.
  • No importa qué pase y como suceda, quiero ser siempre leal y fiel a lo que creo, a lo que trabajo, a las causas en las que confío y que siempre intentaré respetar cada paso que he dado sin traicionar a nadie, o copiar. ¡Estoy donde debo estar en el momento que debo estar!
  • Siempre alguien va a echarte la culpa, no los balconees ¡actua con inteligencia! 
  • No hay nada más importante que respetar mi propio tiempo, mi espacio, mi existencia… Raquel es mucho más importante que cualquier título nobiliario que me ponga la vida.
  • Viajar en tuk tuk es un placer (mucho más si hace calor).
  • ¡Las botellitas de 600 ml se acaban en chinga! El agua siempre será sagrada. "Jouly Guater". 
  • No importa que tanto te digan “no Spicy” la comida thai pica un chingo!
  • Sin importar dónde, cuando, con quien y cómo… mi cumpleaños siempre será especial porque agradezco lo aprendido, renuevo aires y me entusiasmo por lo que viene. ¡Mucho más allá del sitio dónde se me ocurra festejar! 
  • La amistad no se mide en años, se mide en risas. (¡Te amo Annie)
  • Mi hermana es y seguirá siendo lo mejor que me ha dado la vida (¡Te amo Sandy!)
  • No existe nada mejor que un novio mejor amigo, traductor, amante de caminar sin piedad, ocupado por verme feliz cada segundo que está conmigo. (¡Te amo Jor!... ¡GRACIAS!)
  • Admiro a la gente de la comunidad homosexual más que nunca y entiendo lo difícil que ha sido vivir en una sociedad tan retrasada como la nuestra.
  • Hay cosas que sobrepasan cualquier idioma… ¡La sonrisa y la actitud positiva!
  • Los elefantes demuestran sus emociones y son enternecedores, son cariñosos, son juguetones... y sin duda imponen muchísimo ¡Tenerlos en un circo haciendo show no es el mejor ambiente para verlos! ¡Tienen mucho más que enseñarnos que un simple acto ensayado!
  • Muchos te darán consejos, depende de ti saber cuál será el consejo que sigas. (aún así no significa que sea un buen consejo). 
  • ¡Los mercaditos son la onda y aprendes mucho de las culturas en ellos!
  • Nada más chingón que el aire acondicionado en un día de mucho calor.
  • El trabajo no lo es todo y tienes que prever que no siempre estará allí… nadie es indispensable, a veces te harán enojar, a veces te felicitaran… si no quieres vivir a expensas de alguien más toda la vida… ¡ACTÚA!
  • Es fácil hablar de humildad, es difícil vivirla, pero es mucho más difícil aún demostrarla todos los días.
  • Que los mensajes más hermosos son los que dicen “te extraño, pero te veo tan feliz que se me pasa”.
  • Me encanta la gente, conocerla, platicar, aprender de los demás... disfruto mucho ver convivir con más seres humanos. 
  • Sin importar en dónde esté las flores siempre me regresan a pensar en mi abuelita y lo mucho que estoy agradecida con ella por todo lo que me ha enseñado. 
  • Aprendí que quiero basar todas mis relaciones en comentarios “activos constructivos” de acuerdo a lo que dice Seligman. (a quien le interese avíseme).
  • Debo ser mucho más compasiva con la gente que aún no sabe expresarme sus emociones y decide intentar lastimarme con acciones y palabras.
  • No me gustan las mentiras y mucho menos cacharlas. Debo aprender a perdonar y seguir mi camino. La gente seguirá mintiendo. 
  • Respirar siempre funciona.
  • El celular me quita mucho tiempo muy valioso.
  • ¡Ya entendí el chiste de “otla vez aloz”!.
  • Mi novio es un santo por aguantarme de malas.
  • Cuando digo “tengo sueño” me quedan alrededor de 30 minutos de buen humor.
  • Amo viajar y he decidido seguir haciéndolo tanto como pueda.
  • Soy buena con los mapas.
  • ¡Adoro las tortillas de maíz, el choco, las quesadillas y la leche!
  • Aprendí que el café con leche condensada sabe de no mames.
  • No debemos agarrar cosas de la naturaleza de “recuerdito” (luego huelen feo) y quitamos algo importante de su habitat natural sin razón.
  • Que no deben confiar en mi para escoger hoteles.
  • ¡Que amo el tubing y los paisajes que te ofrece! (es mi deporte extremo!) 
  • Los three dólar massage son la onda!
  • Hay gente que vive muchas carencia y es absolutamente feliz. Intentar vivir en el desapego creo que puede ser una excelente opción.
  • Que debo valorar mucho más lo afortunada que soy al haber podido tener toda la educación que he tenido en todos estos años.  
  • Qué aunque México tiene sus desmadres y grandes errores, soy afortunada de vivir en un país como el mío.
  • Qué nuestro transporte público es REGALADO!
  • Aprendo más de los demás sin importar quien sea, qué estudió o a qué se dedique.
  • Mis papás son los mejores… con sus issues cada uno, pero ambos me aman inmensamente y yo a ellos. Soy muy afortunada.
  • Estamos muy lejos de una vida de fe, espiritualidad, armonía y paz... pero mientras pueda quiero rodearme de gente que me enseñe a lograrlo. 
  • No importa que tan gandaya sea alguien más conmigo, jeje, siempre tengo un colchoncito en quien apoyarme, gente que te echa aguas y que estará para apoyarte: amigos, familia, novio ¡GRACIAS!
  • Mi trabajo es una decisión, no una obligación. (y así espero que siga siendo para siempre). 
  • Que quiero dedicar todos los días a seguir aprendiendo, amando y viviendo… no quiero ser conformista, y quiero vivir plenamente y feliz por lo menos los próximos 30 años.


Esos son algunos de los muchos otros aprendizajes de esta experiencia maravillosa…


Con pies en tierra firme y volviendo a la realidad, hacer ese viaje ha sido la decisión correcta, ha sido uno de los millones de sueños cumplidos, al lado de un hombre fantástico del cuál sigo aprendiendo y al que admiro y amo con todo mi corazón. ¡No me equivoqué! ( y se siente bien decirlo… escribirlo!).

Hoy después de todos estos días de poder detenerme y pensar, de reflexionar ¿qué estoy haciendo con mi vida?… estoy convencida que estoy viviendo una vida que sea el día que sea mi último respiro sea capaz de decir… ¡HA SIDO UNA CHINGONERIA, ¡GRACIAS!



 


Comentarios

  1. Te admiro y quieto tanto. Gracias por compartir un poquitobde tu viaje, por permitirme ser parte de algunas de tus locuras, por tantas enseñanzas, por intensear, por todo.
    Felices treinta vieja, bienvenida al resto de tu vida.

    ResponderEliminar
  2. Rachita hermosa, ¡Gracias por compartirte en este post increíble! Es verdad, viajar siempre nos da mucho más de lo que pensamos que pagamos por hacerlo, y lo mejor es que lo que te da, nadie te lo puede quitar. Vive dentro de ti y te cambia para siempre. Yo también tengo la fortuna de ser una pata de perro empedernida y me encanta todo lo inesperado que puede ser un viaje, así, para la vida. Te comparto un postsito mío al respecto. Con todo mi amor y el conecte que siento contigo en este momento después de leerte. ¿Lo mejor? Que apenas son 30 años... cada año que pasa, la vida se va más rápido y nos damos cuenta de lo cortita que es como para desperdiciarla en tonterías. Bienvenida al club de lxs que amamos la vida en intensidad y medimos su valor en cada momento! Te mando un abrazo desde el otro lado del mundo -para variar, jajaj-
    http://yenas.wordpress.com/2010/09/13/viaje/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir conmigo tan bonitas palabras... a viajar se ha dicho

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares